Canal RSS

Archivo de la etiqueta: harina

Receta de cupcakes de vainilla que por falta de tiempo se quedaron en magdalenas o muffins.

Llevo unos días que allá donde voy me encuentro con cupcakes, muffins y magdalenas, ya sea en cafeterías, tiendas de comida rápida (y sana), librerías etc. Así que me empecé a interesar en estos postres y decidí probar con una receta, a ver qué tal se me daba. El caso es que al final, por falta de tiempo, no pude terminarla como merecía. No obstante, el resultado sigue siendo espectacular, así que os animo a realizarla ya que merece la pena.

El resultado de mi receta es el que veis en la foto.

Receta de cupcake de vainilla que por falta de tiempo se quedaron en magdalenas o muffins

Receta de cupcake de vainilla que por falta de tiempo se quedaron en magdalenas o muffins

Ingredientes

  • Media taza de mantequilla
  • Una taza y media de azúcar
  • Dos tazas de harina
  • Una cucharada y media de levadura (la cucharada de café)
  • 1/8 de cucharada de sal (la cucharada de café)
  • Una taza de leche
  • Media vaina de vainilla
  • Cuatro claras de huevo.

Modo de preparación

  1. Abrimos la vaina de vainilla por el medio y sacamos las semillas con una cuchara. Es muy parecido a sacar la pulpa de un pimiento choricero. Añadimos las semillas a la leche, revolvemos bien con un chuchara y reservamos.
  2. Ponemos una cazuela en el fuego y añadimos la mantequilla. Con el calor se ira derritiendo. Una vez sea líquida, la sacamos del fuego, la vertemos en un bol y reservamos hasta que quede a temperatura ambiente. Llegado ese momento, batimos durante 30 segundos para que quede suave.
  3. Montamos las claras de huevo a punto de nieve y reservamos.
  4. Mezclamos la mantequilla con el azúcar, batimos a velocidad media hasta que quede suave y esponjosa la mezcla.
  5. Por otro lado, mezclamos la harina, la sal y la levadura y reservamos.
  6. Añadimos alrededor de un tercio de los ingredientes secos (harina, sal y levadura) y de la leche a la mezcla de la mantequilla y el azúcar y revolvemos bien hasta que nos quede una masa homogénea. Vamos repitiendo la operación hasta que hayamos mezclado los ingredientes secos y húmedos.
  7. Mezclamos las claras con la masa obtenida anteriormente y mezclamos bien hasta que volvamos a tener una masa homogénea.
  8. Añadimos la masa a una manga pastelera y rellenamos los moldes hasta la mitad.
  9. Horneamos durante 25 minutos a 180º. Pasado estos 25 minutos, sacamos los cupcakes del horno y dejamos enfriar en una bandeja de rejilla (para que se aireen) y ya tenemos cocinada la base para unos riquísimos cupcakes.

Notas

  • Con estas cantidades, me salieron una docena y media. El tamaño fue el de las magdalenas “de toda la vida”, si quieres menos cantidad, puedes dividir todas ellas por 2.

Receta de Magdalenas caseras de aceite de oliva y canela.

Llevo varios días tratando de cocinar un bizcocho de manzana, pero entre unas cosas y otras, la verdad es que no ha podido ser.

Bien es verdad, que la semana pasada, encontré una receta de Magdalenas caseras en El monstruo de las galletas cuyos ingredientes principales eran Aceite de Oliva Virgen Extra y Canela.

Aprovechando que tengo una botella de Aceite virgen extra del bajo Aragón, y unos huevos de corral (que me trajeron de Cella 😉 ), no podía dejar pasar esta oportunidad, así que he decidido que el bizcocho tenía que esperar.

El resultado de mis magdalenas, es el que veis en la foto y os aseguro que si l as provais is van a gustar mucho más.

Receta de Magdalenas caseras de aceite de oliva y canela

Receta de Magdalenas caseras de aceite de oliva y canela

Ingredientes

  • 3 Huevos
  • 175 gr. de harina.
  • 150 gr. de azúcar
  • 180 ml. de Aceite de oliva virgen extra del bajo Aragón.
  • 1 cucharada (de café) de levadura.
  • 1 cucharada de canela molida.

Modo de preparación.

Realmente, cocinar estas magdalenas, es muy sencillo, os recomiendo que le echéis un ojo a la receta original, ya que yo he cambiado un poco el “orden” de la misma, y dicen que el orden de los factores no altera el producto, y en este caso, seguro que se cumple.

  1. Vamos a preparar todos los ingredientes. En este caso simplemente tenemos que tenerlos a mano e ir pre-calentando el horno a 230º.
  2. Vamos a abrir los huevos y los vertemos en un plato hondo o un bol, donde los podamos batir con facilidad. Simplemente tenemos que batirlos y que nos queden cremosos.
  3. Añadimos los huevos batidos a un bol más o menos grande (que es donde vamos a mezclar todos los elementos) y el aceite y vamos a ir mezclando hasta que nos quede una masa homogénea.
  4. Añadimos el azúcar a la masa y volemos a mezclar todo bien. Nos tiene que ir quedando una masa marroncita y sin brumos que poco a poco se ira espesando.
  5. Añadimos ahora la harina, la canela y la levadura a la masa y como en pasos anteriores mezclamos bien. Veras que ahora te cuesta un poco más pero tranquilo y veras como dejas una masa sin brumos.
  6. Ponemos la masa en los diferentes moldes. Yo os recomiendo que no pongáis mucho más de la mitad (si los moldes están fabricados con un papel relativamente blando, lo que va a ocurrir es que cuando metas las magdalenas al horno y empiecen a crecer, se saldrá la mezcla).
  7. Horneamos durante 10 – 12 minutos a 230º y ya tenemos unas fabulosas y sabrosas magdalenas caseras.

Espero que las disfrutéis.

Innervisions. Stevie Wonder.

El final de los 60 vivió el intenso desaire entre la Motown Marvin Gaye o Stevie Wonder. Solucionados los problemas, y ya entrados los 70 Wonder, dejo de ser el “pequeño Stevie” para convertirse en el artista transgresor que conocemos hoy.

Innervisions, lanzado en el año 73 al mercado, es seguramente la obra más más brillante del de Michigan y nos acerca a una tesitura social oscura con el fin del sueño de los 60 como eje conductor. En él, Stevie deja atrás el sonido clásico de su sello para hablar de los problemas sociales, la desigualdad, política y espiritualidad de la sociedad que le rodea y le consagra como uno de los mejores compositores de todos los tiempos.

Receta de American Brownie

El Brownie es una receta típica estadounidense, y según Wiki, fueron inventados por un panadero cuando cometió el error de no echarle levadura a un bizcocho.

Hoy vamos con la  segunda receta de repostería que he cocinado. La verdad es que es muy sencilla, y seguramente por esta razón, existen infinidad de ellas a lo largo y ancho de toda  la red. Yo en concreto he usado la de a mí lo que me gusta es cocinar. Estupendo blog por cierto.

El resultado de mis American Brownies es el que veis en la foto.

Receta de American Brownie

Receta de American Brownie

Ingredientes.

  • 175 gr. de chocolate negro para fundir (fondente).
  • 150 gr. de harina.
  • 175 gr. de mantequilla sin sal.
  • 175 gr. de azúcar.
  • 3 huevos.
  • 140 gr. de nueces peladas.
  • 1 pizca de sal.

Modo de preparación.

Para empezar y como siempre, vamos a preparar los ingredientes, vamos a poner a mano la mantequilla, la harina y el azúcar y los vamos a reservar. Vamos a trocear el chocolate y pelamos las nueces y también los reservamos. Cogemos ahora los huevos, los abrimos y los batimos en un bol.

Ponemos una cazuela a fuego lento y añadimos la mantequilla, una vez esta se ha derretido, añadimos el chocolate troceado.

Asegúrate que el fuego está bajo ya que si no lo está, se nos agarrara el chocolate y la receta se echara a perder. Vamos a ir removiendo mientras se derrite.

Una vez se ha fundido, añadimos el azúcar y removemos para mezclar bien en una única masa. Cada vez nos va a costar más unificar la masa pero tranquilos que vamos bien. Continuamos añadiendo los huevos, removemos bien y añadimos la harina y las nueces. Mezclamos bien hasta que sea una crema uniforme, si la pruebas, veras que ya tiene un sabor estupendo.

Forramos un molde con papel de horno y vertemos la crema, lo metemos en el horno previamente calentado a 180º durante 40 minutos.

Una vez pasado este tiempo, sacamos el brownie del horno y lo dejamos reposar durante 10 minutos.

Ahora solo nos queda dejar que repose, y trocear el brownie. Te lo puedes comer tal cual o como lo ponen en muchos sitios, con helado y chocolate fundido.

Toda una maravilla.

Mezzanine. Massive Attack.

El año 98 vio como Massive Attack lanzaban al mercado Mezzanine. Un  disco genial, singular y perfecto de una banda en aquel momento un tanto ignorada.

Con Massive Attack, habían colaborado hasta el momento múltiples cantantes (de Tricky a Trace Thorn de Everything But The Girl), y en esta obra, se dan cita el jamaicano Horace Andy y Elizabeth Fraser de Cocteau Twins, además de 3D Robert Del Naja (“3D”) y Gran Marshall (“Daddy G”), lo cual consigue trasladarnos entre canción y canción a distintos lugares del tiempo y el espacio.

Uno de los discos más brillantes del llamado sonido Brixton, que encumbro a esta banda a lo más alto.

Massive Attack – Mezzanine. Escuchalo en Spotify

Receta de bacalao al chilindrón.

Otra vez domingo y otro domingo que tengo un poquito de tiempo para cocinar y comer sano, así que estamos de enhorabuena.

Este fin de semana, se ha celebrado el XV concurso de tapas de Zaragoza y aunque me hubiera encantado ir, no ha podido ser. Si sumamos esto al hecho de que hace más o menos un año que trabajo en una huerta con mi padre y tengo muchísimas hortalizas (súper sabrosas por cierto), he pensado en cocinar alguna receta de la tierra que me vio nacer, Aragón.

Como no solo de ternasco vive el hombre, hoy he querido cocinar algo con pescado, y como acompañamiento, me he decidido por una salsa “chilindrón”, receta predominante en Aragón y la zona de la Ribera Navarra.

Los platos más típicos que se cocinan con esta salsa, son el cordero al chilindrón y el pollo al chilindrón, pero tengo que deciros, que como acompañamiento le va bien a toda clase de carnes y pescados.

El resultado de mi bacalao al chilindrón, es el que veis en la foto.

Bacalao al chilindrón

Bacalao al chilindrón

Ingredientes para dos personas.

  • Bacalao (1 lomo o pieza por persona).
  • 1 pimiento morrón.
  • 1 pimiento verde.
  • 2 dientes de ajo.
  • 1 cebolla (pequeña).
  • 1 tomate maduro.
  • ¼ de una guindilla.
  • Azúcar.
  • Tomillo.
  • Harina.
  • Aceite.
  • Sal.

Modo de preparación.

Lo primero que vamos a hacer es empezar a preparar todo lo que vamos a necesitar.

El chilindrón es una salsa en la que predominan las hortalizas de color rojo, pero esto no quiere decir que no se le puedan añadir otras (como la cebolla y el pimiento verde), es más, van a conseguir que la salsa sea mucho más sabrosa para la vista y el olfato.

Para preparar la salsa, vamos a coger los pimientos, y los vamos a cortar a tiras, el tomate, lo vamos a pelar (puedes escaldarlo antes para que sea más fácil) y lo vamos a cortar a taquitos y el ajo lo vamos a laminar.

El bacalao lo vamos a enharinar.

En una sopera, vamos a poner un poquito de aceite y la vamos a llevar al fuego, añadiendo la guindilla y los ajos laminados a la misma. Cuando los ajos comiencen a dorarse, vamos a añadir el bacalao y lo vamos a cocinar hasta que también esté dorado. Cuidado con los ajitos laminados no se nos vayan a quemar.

Una vez tengamos los lomos de bacalao dorados, vamos a retirarlos a un plato y los reservamos y en el aceite donde los hemos dorado, añadimos la cebolla y los pimientos. Si hay un poquito de harina en el aceite no te preocupes que esta donde tiene que estar.

Cuando los pimientos y la cebolla comiencen a estar blanditos, significa que ya se están cocinando, entonces, añadimos el tomate y revolvemos. Pasados unos 2 minutos añadimos a la sopera media taza de agua (taza de café) y dejamos que se cocine 10 minutos más.

Ahora que ya han pasado los 10 minutos, nos queda añadir los lomos de bacalao que hemos cocinado anteriormente, espolvoreamos todo con tomillo, tapamos la sopera, bajamos el fuego (al mínimo) y lo dejamos dos minutos y ya lo tienes listo para servir.

Música de acompañamiento.

Hay cambios en el blog, y a partir de ahora, cada vez que pongamos un receta, hablaremos también del disco que hemos escuchado mientras la cocinábamos – comíamos.

Hoy dado que la receta ha sido Aragonesa, el grupo también es aragonés.

El niño gusano y Circo Luso.

El niño gusano, fue un grupo que apareció en Zaragoza en la década de los noventa destacando en el panorama indie nacional por la psicodelia y surrealismo (adjetivo que siempre rechazaron) de sus canciones y discos.

Pese a reunir una gran calidad musical por parte de sus integrantes, nunca lograron el éxito masivo y se separaron en el año 99 del siglo pasado dejándonos cuatro discos fabulosos (3 de estudio y un cuarto de b-sides, rarezas etc.).

Tras la separación de El niño gusano, sus miembros han participado en Muy Poca Gente, La Costa Brava, Tachenko y The Secret Society.

Circo Luso fue su primer álbum, un disco grabado con un presupuesto reducidísimo, en el cual no pudieron meter todos los temas que querían y los arreglos eran escasos, pero brillaba con luz propia. El disco desde luego se podía mejorar (y con el tiempo regrabaron alguna canción) pero sonaba con talento.

Os dejo con La mujer portuguesa, canción que abría el primer disco de una de las bandas de culto que ha dado este país.

Este es el sencillo homenaje que queremos darle a Sergio Algora, ya que hace poco más de un año que nos dejo sin su música.