Canal RSS

Archivo de la etiqueta: tomillo

Receta de fideuá de Montaña.

Esta semana me he arrancado con una receta de una fideuá. La fideuá, es una receta típica de la gastronomía valenciana. Es muy parecida a la  paella y la gran diferencia es que la paella se elabora con arroz y la fideuá se elabora con fideos.

La fideuá, es un plato marinero, y para cocinarla se usa generalmente pescado de roca y mariscos. Gandía, es la cuna de la fideuá.

Dado que Aragón y la comunidad valenciana comparten una herencia común (ya que ambos territorios pertenecían a la Corona de Aragón), he decidido aragonizar esta receta y usar productos de montaña para hacer una fideuá un poquito atípica y algo aragonesa.

Además de los fideos, el ingrediente principal que voy a utilizar es longaniza. La longaniza es un embutido típico de la región de Aragón (además de Navarra, Cataluña y Valencia) y yo, tras pasar por casa de mis padres en las recientes fiestas del Pilar, tengo hoy en mi cocina una rastra preparada al modo tradicional por Pedro José, el carnicero de mi pueblo, y aunque no seamos de Graus, nuestra longaniza es excelente.

Os aseguro que va a resultar un plato estupendo y muy sencillo de preparar. El resultado de mi fideuá es el de la foto.

Receta de Fideuá de Montaña

Receta de Fideuá de Montaña

Ingredientes (para 2).

  • Fideos para fideuá (algo más de un vaso de vino por persona).
  • Longaniza (unos 4 – 5 trozos de unos 2cm de grosor).
  • Medio Pimiento rojo.
  • 1 pimiento verde.
  • 1 cebolla normal.
  • 1 tomate de huerta majo.
  • 3 dientes de ajo.
  • 2 hebras de azafrán.
  • Tomillo.
  • Aceite.
  • Sal.

Modo de preparación.

Vamos a empezar preparando todo lo que necesitemos, para tenerlo todo bien a mano y para que no se nos olvide nada.

Vamos a empezar a poner los fideos en un plato hondo y reservamos, por otro lado, vamos a cortar unos 5 trozos de longaniza de unos 2 cm de grosor y también los reservamos.

Ahora vamos con la hortaliza. Vamos a cortar a taquitos pequeños el pimiento verde y el rojo y picamos en juliana la cebolla y reservamos todo. Cogemos el tomate, lo pelamos, le quitamos las pepitas y lo cortamos a taquitos. Y ahora, vamos con el ajo, lo pelamos y cortamos en láminas.

Una vez que ya tenemos todo preparado, vamos a  poner aceite en una sartén y cuando este caliente, añadimos los fideos. Vamos a freírlos para que se queden un poquito duritos. Los tendremos unos minutos teniendo cuidado que no se quemen. Pasado este tiempo los sacamos del fuego y reservamos.

En la paella, añadimos un poco de aceite (aprovecha el aceite en el que has freído los fideos que estamos en crisis) y echamos  la cebolla, revolvemos con la cuchara de palo y pasados unos 2 minutos, añadimos la longaniza.

Dejamos la cebolla y la longaniza en la paella, y poco a poco vamos a ver cómo se va impregnando los olores. En función de la grasa que tenga la longaniza, empezara a oler más o menos a tocino. No te preocupes que esto le va a dar un sabor agradable.

Pasados un par de minutos, añadimos el pimiento verde y el pimiento rojo. Vamos a ir revolviendo con la cuchara de palo que se cocine todo bien y no se nos queme nada y pasados  otros 4 minutos, añadimos  el tomate y el ajo.

Ha llegado el momento de terminar la fideuá, ahora solo nos queda añadir los fideos que teníamos reservados, y el agua. Tenemos que añadir la misma cantidad de agua y un poco más que de fideos. Una vez estemos cociendo la fideuá, esperamos unos minutos y añadimos las hebras de azafrán y ya solo tenemos nos queda esperar a que los fideos se beban el agua.

En el momento de servir la fideuá, tenemos que espolvorearla con tomillo y a disfrutarla.

Popemas. Nosoträsh.

Nosoträsh, lanzaron Popemas en el año 2002. Era su tercer disco y con el alcanzaron la madurez narrativa. El disco compuesto por 20 canciones, procura escapa de los clichés predominantes en la música pop y se convierte en una oda a los aspectos sencillos de la vida y ahí es donde radica su relativa perfección.

Popemas, fue producción por Ibon Errazkin y es una de las joyas del llamado Xixón Sound.

Receta de bacalao al chilindrón.

Otra vez domingo y otro domingo que tengo un poquito de tiempo para cocinar y comer sano, así que estamos de enhorabuena.

Este fin de semana, se ha celebrado el XV concurso de tapas de Zaragoza y aunque me hubiera encantado ir, no ha podido ser. Si sumamos esto al hecho de que hace más o menos un año que trabajo en una huerta con mi padre y tengo muchísimas hortalizas (súper sabrosas por cierto), he pensado en cocinar alguna receta de la tierra que me vio nacer, Aragón.

Como no solo de ternasco vive el hombre, hoy he querido cocinar algo con pescado, y como acompañamiento, me he decidido por una salsa “chilindrón”, receta predominante en Aragón y la zona de la Ribera Navarra.

Los platos más típicos que se cocinan con esta salsa, son el cordero al chilindrón y el pollo al chilindrón, pero tengo que deciros, que como acompañamiento le va bien a toda clase de carnes y pescados.

El resultado de mi bacalao al chilindrón, es el que veis en la foto.

Bacalao al chilindrón

Bacalao al chilindrón

Ingredientes para dos personas.

  • Bacalao (1 lomo o pieza por persona).
  • 1 pimiento morrón.
  • 1 pimiento verde.
  • 2 dientes de ajo.
  • 1 cebolla (pequeña).
  • 1 tomate maduro.
  • ¼ de una guindilla.
  • Azúcar.
  • Tomillo.
  • Harina.
  • Aceite.
  • Sal.

Modo de preparación.

Lo primero que vamos a hacer es empezar a preparar todo lo que vamos a necesitar.

El chilindrón es una salsa en la que predominan las hortalizas de color rojo, pero esto no quiere decir que no se le puedan añadir otras (como la cebolla y el pimiento verde), es más, van a conseguir que la salsa sea mucho más sabrosa para la vista y el olfato.

Para preparar la salsa, vamos a coger los pimientos, y los vamos a cortar a tiras, el tomate, lo vamos a pelar (puedes escaldarlo antes para que sea más fácil) y lo vamos a cortar a taquitos y el ajo lo vamos a laminar.

El bacalao lo vamos a enharinar.

En una sopera, vamos a poner un poquito de aceite y la vamos a llevar al fuego, añadiendo la guindilla y los ajos laminados a la misma. Cuando los ajos comiencen a dorarse, vamos a añadir el bacalao y lo vamos a cocinar hasta que también esté dorado. Cuidado con los ajitos laminados no se nos vayan a quemar.

Una vez tengamos los lomos de bacalao dorados, vamos a retirarlos a un plato y los reservamos y en el aceite donde los hemos dorado, añadimos la cebolla y los pimientos. Si hay un poquito de harina en el aceite no te preocupes que esta donde tiene que estar.

Cuando los pimientos y la cebolla comiencen a estar blanditos, significa que ya se están cocinando, entonces, añadimos el tomate y revolvemos. Pasados unos 2 minutos añadimos a la sopera media taza de agua (taza de café) y dejamos que se cocine 10 minutos más.

Ahora que ya han pasado los 10 minutos, nos queda añadir los lomos de bacalao que hemos cocinado anteriormente, espolvoreamos todo con tomillo, tapamos la sopera, bajamos el fuego (al mínimo) y lo dejamos dos minutos y ya lo tienes listo para servir.

Música de acompañamiento.

Hay cambios en el blog, y a partir de ahora, cada vez que pongamos un receta, hablaremos también del disco que hemos escuchado mientras la cocinábamos – comíamos.

Hoy dado que la receta ha sido Aragonesa, el grupo también es aragonés.

El niño gusano y Circo Luso.

El niño gusano, fue un grupo que apareció en Zaragoza en la década de los noventa destacando en el panorama indie nacional por la psicodelia y surrealismo (adjetivo que siempre rechazaron) de sus canciones y discos.

Pese a reunir una gran calidad musical por parte de sus integrantes, nunca lograron el éxito masivo y se separaron en el año 99 del siglo pasado dejándonos cuatro discos fabulosos (3 de estudio y un cuarto de b-sides, rarezas etc.).

Tras la separación de El niño gusano, sus miembros han participado en Muy Poca Gente, La Costa Brava, Tachenko y The Secret Society.

Circo Luso fue su primer álbum, un disco grabado con un presupuesto reducidísimo, en el cual no pudieron meter todos los temas que querían y los arreglos eran escasos, pero brillaba con luz propia. El disco desde luego se podía mejorar (y con el tiempo regrabaron alguna canción) pero sonaba con talento.

Os dejo con La mujer portuguesa, canción que abría el primer disco de una de las bandas de culto que ha dado este país.

Este es el sencillo homenaje que queremos darle a Sergio Algora, ya que hace poco más de un año que nos dejo sin su música.

Receta de muslitos y alitas de pollo asado con patatas a lo pobre

Hoy vamos a ver una receta muy sencilla y a la vez rica y nutritiva. Yo le guardo especial cariño porque cuando me fui a vivir solo, fue la primera que aprendí y además, quién no recuerda esos domingos de pollo asado, pues sí, que no te de vergüenza, saca a la maruja que llevas dentro y al asunto que seguro que no te arrepientes.

Como introducción, decir que el pollo, es el ave más numerosa y se calcula que supera los 13.000 millones de ejemplares, por lo tanto también, es una de las carnes más consumida en todo el mundo.

La carne de pollo se caracteriza por su contenido en vitaminas B3, B12 y ácido fólico, y por su aporte en minerales, como el zinc o el hierro. Hay que tener en cuenta que en función de lo que vayamos a comer, estos aportes cambian un poco, por ejemplo, los muslos, tienen menos proteínas que la pechuga y el triple de grasa; en cambio, la pechuga sin piel apenas contiene grasas, ni colesterol.

La patata, al igual que el pollo, es uno de los principales alimentos para el ser humano. Es originaria de América del Sur, y fue introducida en Europa por los conquistadores españoles. Con el tiempo, se ha cultivado en todo el mundo.

Antes de continuar y como aclaración, tengo que decir que aunque en el nombre de la receta haya usado la palabra muslito, yo únicamente he usado las patas del pollo. Aunque quizás hubiera sido más acertado llamar a la receta jamoncitos de pollo o patas de pollo, he decidido usar el nombre de muslito, ya que es más genérico y al final uses la pata o todo el muslo, el asunto no cambia mucho.

Ingredientes (para 4 personas).

Tras esta breve introducción, vamos a ver los ingredientes que necesitamos para realizar este plato, fácil y rico.

  • 1 Pata de pollo por persona.
  • 2 Alitas de pollo por persona.
  • 3 – 4 Patatas medianas.
  • Media cebolla.
  • Perejil.
  • Tomillo.
  • 4 Dientes de ajo.
  • Aceite de oliva.
  • Vino blanco.

Preparación.

Ahora que sabemos los ingredientes vamos a ver qué pasos tenemos que dar para elaborar este plato.

Lo primero que vamos a hacer es precalentar el horno a 200º durante 10 minutos. Mientras tanto, vamos a coger el pollo y a lavarlo bien, lo colocamos en una fuente (os recomiendo que sea de cristal), lo salpimentamos y le echamos un buen chorro de aceite.

Una vez la campanilla (que quede claro que no hablo de la de Peter Punk) nos avise de que los 10 minutos llegan a su fin y que el horno esta precalentado, cogemos la fuente y la metemos al horno durante 15 minutos.

Ahora llega el turno de las patatas y la cebolla, pelamos y las cortamos la patata (haciendo rebanadas) en plan a lo pobre o panadera y después la cebolla en juliana. Ponemos la patata en una fuente con agua y perejil y reservamos. La cebolla la reservamos también pero no le ponemos nada.

Cuando la campanilla del horno vuelva a avisarnos de que los 15 minutos han pasado, sacamos la fuente que teníamos en el horno (colócala en una superficie que no se pueda quemar como la tabla de madera que se suele usar para cortar), les hacemos sitio a las patatas, salpimentamos la patata, le damos la vuelta al pollo y lo colocamos encima de la patata y vertemos la cebolla sobre él. En este momento, tenemos que echar el diente de ajo cortado en juliana. Ponemos un poquito de agua y otro poquito de vino blanco (medio vaso normal de agua y poco menos de vino blanco).

Volvemos a meter la fuente al horno durante otros 15 minutos y esperamos. Cuando pasen estos 15 minutos, volvemos a sacar la fuente, las patatas ya estarán hechas, así que las retiramos de la fuente y reservamos. El pollo, os recomiendo que lo tengáis otros 15 minutos, así que vuélvele a dar la vuelta y otra vez al horno.

Pasados estos 15 minutos, ya lo tienes, si te gusta un poquito más churruscadito, apaga el horno y déjalo otros 5, 10 minutos hasta que alcance el punto que creas mejor.
Cuando lo vayas a servir, espolvoréalo con un poquito de perejil.

Eso es todo por hoy el resultado final ha sido el que veis en la foto. Además de patatas, también podéis echarle un poco de pimiento verde y pimiento rojo, le da un toque interesante y sabroso.

receta-de-muslitos-alitas-de-pollo-con-patatas-a-lo-pobre

receta de muslitos alitas de pollo con patatas a lo pobre

 

Os recomiendo que cocinéis esto cuando tengáis algo que hacer, ya que no hay que prestarle mucha atención, así que ya sabes si tienes que limpiar tu pequeño pero coqueto pisito o no puedes dejar de leer ese libro genial que te han estado recomendado durante tanto tiempo del cual tu siempre has pasado, pues aprovecha, prepárate un pollo asado y así podrás hacer muchas cosas mientras tanto, siendo tu tiempo mucho más productivo.

Mientras he cocinado esta receta, he estado leyendo Tokio ya no nos quiere de Ray Loriga y escuchando el genial Dear Science (entre los 10 mejores de 2008 ) de Tv On The Radio. Os dejo con ellos.