Canal RSS

Archivo mensual: noviembre 2009

Receta de bacalao al chilindrón.

Otra vez domingo y otro domingo que tengo un poquito de tiempo para cocinar y comer sano, así que estamos de enhorabuena.

Este fin de semana, se ha celebrado el XV concurso de tapas de Zaragoza y aunque me hubiera encantado ir, no ha podido ser. Si sumamos esto al hecho de que hace más o menos un año que trabajo en una huerta con mi padre y tengo muchísimas hortalizas (súper sabrosas por cierto), he pensado en cocinar alguna receta de la tierra que me vio nacer, Aragón.

Como no solo de ternasco vive el hombre, hoy he querido cocinar algo con pescado, y como acompañamiento, me he decidido por una salsa “chilindrón”, receta predominante en Aragón y la zona de la Ribera Navarra.

Los platos más típicos que se cocinan con esta salsa, son el cordero al chilindrón y el pollo al chilindrón, pero tengo que deciros, que como acompañamiento le va bien a toda clase de carnes y pescados.

El resultado de mi bacalao al chilindrón, es el que veis en la foto.

Bacalao al chilindrón

Bacalao al chilindrón

Ingredientes para dos personas.

  • Bacalao (1 lomo o pieza por persona).
  • 1 pimiento morrón.
  • 1 pimiento verde.
  • 2 dientes de ajo.
  • 1 cebolla (pequeña).
  • 1 tomate maduro.
  • ¼ de una guindilla.
  • Azúcar.
  • Tomillo.
  • Harina.
  • Aceite.
  • Sal.

Modo de preparación.

Lo primero que vamos a hacer es empezar a preparar todo lo que vamos a necesitar.

El chilindrón es una salsa en la que predominan las hortalizas de color rojo, pero esto no quiere decir que no se le puedan añadir otras (como la cebolla y el pimiento verde), es más, van a conseguir que la salsa sea mucho más sabrosa para la vista y el olfato.

Para preparar la salsa, vamos a coger los pimientos, y los vamos a cortar a tiras, el tomate, lo vamos a pelar (puedes escaldarlo antes para que sea más fácil) y lo vamos a cortar a taquitos y el ajo lo vamos a laminar.

El bacalao lo vamos a enharinar.

En una sopera, vamos a poner un poquito de aceite y la vamos a llevar al fuego, añadiendo la guindilla y los ajos laminados a la misma. Cuando los ajos comiencen a dorarse, vamos a añadir el bacalao y lo vamos a cocinar hasta que también esté dorado. Cuidado con los ajitos laminados no se nos vayan a quemar.

Una vez tengamos los lomos de bacalao dorados, vamos a retirarlos a un plato y los reservamos y en el aceite donde los hemos dorado, añadimos la cebolla y los pimientos. Si hay un poquito de harina en el aceite no te preocupes que esta donde tiene que estar.

Cuando los pimientos y la cebolla comiencen a estar blanditos, significa que ya se están cocinando, entonces, añadimos el tomate y revolvemos. Pasados unos 2 minutos añadimos a la sopera media taza de agua (taza de café) y dejamos que se cocine 10 minutos más.

Ahora que ya han pasado los 10 minutos, nos queda añadir los lomos de bacalao que hemos cocinado anteriormente, espolvoreamos todo con tomillo, tapamos la sopera, bajamos el fuego (al mínimo) y lo dejamos dos minutos y ya lo tienes listo para servir.

Música de acompañamiento.

Hay cambios en el blog, y a partir de ahora, cada vez que pongamos un receta, hablaremos también del disco que hemos escuchado mientras la cocinábamos – comíamos.

Hoy dado que la receta ha sido Aragonesa, el grupo también es aragonés.

El niño gusano y Circo Luso.

El niño gusano, fue un grupo que apareció en Zaragoza en la década de los noventa destacando en el panorama indie nacional por la psicodelia y surrealismo (adjetivo que siempre rechazaron) de sus canciones y discos.

Pese a reunir una gran calidad musical por parte de sus integrantes, nunca lograron el éxito masivo y se separaron en el año 99 del siglo pasado dejándonos cuatro discos fabulosos (3 de estudio y un cuarto de b-sides, rarezas etc.).

Tras la separación de El niño gusano, sus miembros han participado en Muy Poca Gente, La Costa Brava, Tachenko y The Secret Society.

Circo Luso fue su primer álbum, un disco grabado con un presupuesto reducidísimo, en el cual no pudieron meter todos los temas que querían y los arreglos eran escasos, pero brillaba con luz propia. El disco desde luego se podía mejorar (y con el tiempo regrabaron alguna canción) pero sonaba con talento.

Os dejo con La mujer portuguesa, canción que abría el primer disco de una de las bandas de culto que ha dado este país.

Este es el sencillo homenaje que queremos darle a Sergio Algora, ya que hace poco más de un año que nos dejo sin su música.

Anuncios

Receta de arroz caldoso con gambas (o langostinos o gambones) y almejas.

Aunque este año el otoño – invierno, no está trayendo el frio esperado, hoy me ha apetecido cocinar algo calentito ya que anoche, estuvimos buscando un bar (donde unos amigos celebraban un cumple) bastante rato y hoy me encuentro algo destemplado.

Además, los findes me gusta cocinar arroz, así que elegir la receta, ha sido muy sencillo.

El resultado de mi arroz caldoso es el que veis en la foto.

arroz caldoso con gambones y almejas

arroz caldoso con gambones y almejas

Ingredientes (para dos)

  • Arroz bomba.
  • Gambones, gambas o langostinos (3 o 4 por persona, o la cantidad ponla tu).
  • Almejas (igual que el anterior).
  • Medio puerro.
  • Medio pimiento rojo.
  • Un tomate madurito.
  • 1 cebolla mediana.
  • 1 hoja de laurel.
  • 4 dientes de ajo.
  • Pimento dulce (una cucharada).
  • Aceite.
  • Sal.
  • Perejil.
  • Cilantro.

Modo de preparación.

Bueno vamos al asunto, que esta receta que aquí nos trae, es un poquito laboriosa, eso sí, el resultado es una maravilla, ya que vamos a obtener un arroz muy sabroso.

Esta receta la podemos dividir en tres partes:

  • Cocinar el caldo.
  • Cocinar el sofrito.
  • El desenlace o como cocinar un arroz caldoso buenísimo.

Cocinar el caldo y el sofrito, lo podemos hacer de forma paralela, pero no vamos a poder acometer la cocción del arroz, sin pasar por estas dos.

Lo primero que vamos a hacer es preparar los diversos ingredientes para su posterior cocinado.

Vamos a coger el medio puerro y lo vamos a cortar a rodajas de más o menos 2 cm, 3 dientes de ajo, los cortamos en laminas, la cebolla la picamos en juliana, y el tomate (recuerda pelarlo antes de cortarlo) y el medio pimento rojo los cortamos a taquitos y reservamos todo.
Ahora tenemos que elegir si pelamos las gambas o no. A mí las gambas me gusta dejarlas con la piel, pero lo ideal en esta receta es pelarlas antes de cocinarlas.  Bueno, para hacer el caldo, vamos a necesitar las cabezas y las pieles de las gambas, así que vayas a dejar las gambas con piel o sin piel, vas a tener que pelar por lo menos un par y sacarles el intestino (haz un corte en la parte superior y tira del hilito negro), y una vez hecho esto, reserva las cabezas y las pieles.

Para preparar el caldo, tenemos que poner en una cazuela una hoja de laurel, la mitad del tomate picado, un diente de ajo entero, el puerro cortado en rodajas, las cabezas y pieles de las gambas (o langostinos o gambones) y todo ello lo espolvoreamos con perejil. Añadimos agua, lo ponemos al fuego y lo dejamos 30 minutos.

Para preparar el sofrito, ponemos una sartén con aceite en el fuego y cuando este esté caliente, añadimos la cebolla, la dejamos unos minutos y añadimos el ajo laminado, unos minutos después, añadimos el pimiento rojo cortado a taquitos, y unos minutos después, añadimos  el medio tomate picado que nos queda.

Lo dejamos unos 15 minutos al fuego y añadimos una cucharada (de café) de pimentón dulce, revolvemos y al minuto retiramos todo del fuego.

Ahora tenemos que pasar todo esto por la batidora, así que el sofrito que hemos preparado, lo pasamos al recipiente de la batidora añadiendo también un poquito del caldo que hemos preparado. Lo batimos todo bien intentando que no queden tropezones.
En la sartén que hemos preparado el sofrito, añadimos un poquito de aceite y el arroz pochando este unos minutos. Pasados estos minutos, añadimos el sofrito ya triturado, las almejas y las gambas, sazonamos y ponemos al fuego añadiendo el caldo que hemos preparado conforme se vaya consumiendo, de manera que el arroz este siempre caldoso.

Déjalo al fuego el tiempo necesario, y ve probándolo ya que este arroz se pasa muy rápido. Es conveniente sacarlo cuando este un poquito duro.
Una vez lo has sacado y unos minutos antes de servirlo, espolvoréalo con un poquito de cilantro, que le da un toque genial. Yo al mío, no le he añadido el cilantro ya que a Ana no le gusta y no me ha dejado.

Nada más por hoy amigos. No es que Michael Jackson sea santo de mi devoción, pero hay que reconocer que algunos discos de los Jackson 5 son autenticas joyas, y hoy mientras cocinaba, he disfrutado de ellos, así que aquí os los dejo.

Receta de pollo al curry con guarnición de arroz Basmati.

Otra vez domingo, y aunque este weekend (o puente para los madrileños) tengo muchísimo que estudiar, esto no significa que no pueda perder un poquito de tiempo en cocinar.

Hace algunas semanas, Emilio, me paso una receta de pollo al curry que me dijo que salía de maravilla, así que este domingo, me he decidido por ella.

El resultado de mi pollo al curry es el que veis en la foto.

Pollo al curry con guarnición de arroz Basmati.

pollo al curry con guarnición de arroz basmati

Ingredientes (para dos personas).

  • Media pechuga de pollo cortada a dados.
  • Medio calabacín
  • 1 cebolla mediana.
  • 1 pimiento verde pequeño.
  • Yogurt griego.
  • Curry.
  • Sal.
  • Pimienta blanca molida.
  • Aceite de oliva.
  • Arroz Basmati.

Antes de continuar, tengo que decir que el pollo al curry, tradicionalmente se prepara con leche de coco, si no tienes leche de coco (como ha sido mi caso), lo puedes sustituir por un yogurt griego. Digo yogurt griego porque he cocinado varias veces esta receta y siempre lo hacía con yogurt griego Danone (que quede claro que Danone no está patrocinando este blog, aunque si quiere hacerlo estaría encantado) hasta hace un mes aprox que la cocine en casa de mis padres para cambiar un poco y tuve que emplear un yogurt desnatado  y el resultado no es igual ni de cerca.

Como cocinar un fabuloso pollo al curry.

Para empezar, lo primero que vamos a hacer es cortar la cebolla en juliana y el calabacín y pimiento verde a taquitos. Una vez que los tenemos cortaditos, lo lavamos todo, y lo ponemos al fuego en una sartén con un chorrito de aceite virgen extra.

Mientras se van pochando las verduritas, salamos la pechuga de pollo y reservamos.

Una vez las verduras se encuentran doraditas, añadimos la pechuga de pollo y vamos revolviendo con la cuchara de palo (que hay que cuidar las sartenes) hasta que empiecen a dorarse.

Llegados a este punto, tenemos que añadir el curry.

Hay que tener cuidado en no pasarnos, ya que el curry tiene un sabor muy fuerte y lo que nos puede suceder es que si echamos mucho, este plato solo sepa a curry (y tu cocina huela a él varios días).

La cantidad ideal es una cuchara de café. La añadimos a las verduras y al pollo y vamos removiendo. Veras que tanto el pollo como las verduras van a teñirse de amarillo. Cuando haya sucedido esto, deja de remover y déjalo unos 3-4 minutos.

Pasado este tiempo, nos toca añadir el yogurt griego.

Si sois dos personas, 1 yogurt es más que suficiente. Si vas a acompañar al pollo con arroz está bien, pero si no lo vas a hacer, no eches todo el yogurt, si no 3/4 de él.

Así que sin miedo añade la cantidad necesaria de yogurt y comienza a remover hasta que todo esté bien mezclado.

Ahora solo tienes que dejarlo todo unos 10 – 12 minutos a fuego lento y ya tienes cocinado un maravilloso pollo al curry.

Para preparar el arroz, simplemente tienes que poner agua en una sopera y al fuego. Una vez que comience a hervir, añades el arroz basmati y lo dejas el tiempo necesario para que se cocine. Ves probándolo y sabrás en que momento esta ok.