Canal RSS

Archivo de la etiqueta: perejil

Receta de arroz negro

Los seguidores de este blog, no se extrañaran al encontrar otra receta de arroz ya que en general, soy muy arrocero y en general me encanta.

El arroz negro que aquí os traigo, es un plato típico de la gastronomía valenciana (de la zona de Castellón en concreto) y Catalana (Gerona), y os animo a que lo cocineis ya que es un plato excelente.

El resultado de mi arroz negro, es el de la foto.

Receta de arroz negro

Receta de arroz negro

Ingredientes (para dos)

  • Arroz (2 vasos pequeños)
  • 1 Sepia
  • 1 calamar
  • 8 gambas
  • 1 cebolla
  • 1 tomate maduro
  • 3 dientes de ajo
  • 100 ml de vino blanco
  • 400 ml de caldo de verduras o pescado
  • Aceite
  • Sal
  • Pimienta
  • Perejil
  • 1 sobre de tinta de calamar

Modo de preparación

  1. Empezamos preparando lo ingredientes.
    Por un lado, cortamos  la cebolla en juliana y reservamos.
    Continuamos pelando el tomate (puedes escaldarlo antes y te resultara más sencillo) y cortándolo en taquitos y reservamos.
    Limpiamos y cortamos la sepia en taquitos y reservamos.
    Limpiamos el calamar y lo cortamos en “aros” y reservamos.
    Pelamos las gambas y reservamos.
    Pelamos y cortamos el ajo en cuadraditos y reservamos.
  2. Ponemos aceite en la paella (si no tienes una paella, usa una sartén) y lo ponemos al fuego. Cuando el aceite este caliente, añadimos la cebolla y la sepia cortada y rehogamos.
  3. Cuando tengamos doradita la cebolla, añadimos el arroz y rehogamos.
  4. Pasados unos minutos, añadimos el vino blanco y dejamos evaporar.
  5. Diluimos la tinta de calamar en un poco más de vino blanco y la añadimos a la cocción.
  6. Una vez se ha evaporado el alcohol del vino, añadimos el tomate, el calamar, las gambas peladas y la mitad del caldo aproximadamente, conforme se vaya consumiendo el caldo, ve añadiendo un poquito más hasta acabarlo.
  7. Ahora solo nos queda dejar el arroz en el fuego durante unos 15 minutos (ve probándolo para saber si esta bien de sal y cocción) y pasado ese tiempo ya tienes el fabuloso arroz.
  8. Por último, añade el ajo al mortero con perejil y aceite y machaca bien el ajo hasta que te quede con un color  verdoso. Una vez servido el arroz, échaselo por encima, verás como le da un toque genial.

Nota aclaratoria

Generalmente me gusta usar caldos caseros, el resultado final siempre es mejor. Puedes ver la receta del caldo pulsando aquí.
Anuncios

Receta de bocadillo de pollo, tomate, queso y lechuga.

Trabajo, trabajo y más trabajo. En días como los pasados, de llegar a las tantas a casa, de trabajo hasta la madrugada y de no tener tiempo para uno mismo, el bocadillo, tiene una presencia más que importante en nuestras comidas o cenas.

Bien es verdad, que un buen bocadillo para cenar puede estar a la altura de los platos ofrecidos por muchos restaurantes. El resultado de mi bocata, es el que veis en la foto.

Receta de bocadillo de pollo, tomate, queso y lechuga

Receta de bocata de pollo, tomate, queso y lechuga

Ingredientes

  • Pan
  • Pechuga de pollo
  • Queso curado
  • Tomate
  • Lechugas varias (lechuga, hoja de roble y lollo rosa)
  • Perejil
  • Ajo
  • Aceite
  • Sal
  • Pimienta

Modo de preparación

Esta receta es sumamente sencilla, prácticamente tenemos que preparar los ingredientes y ponerlos entre el pan y lo tenemos.

  1. Cogemos un diente de ajo y lo machacamos bien en el mortero. Añadimos perejil, y aceite de oliva, seguimos machando (hasta que la mezcla tenga un color entre verde y amarillo) y reservamos.
  2. Salpimentamos los filetes de pechuga de pollo y los cocinamos en una sartén o plancha bien caliente (con poquito aceite). Cuando les demos la vuelta tenemos que añadir el perejil, ajo y aceite que hemos reservamos anteriormente. Untamos bien la cara superior de los filetes y con el propio calor de los mismos, se cocinara el ajo.
  3. Una vez ya se ha cocinado el pollo, cortamos el pan y untamos el interior de la barra con medio tomate bien maduro.
  4. Cortamos 2 lonchas de queso y las colocamos sobre una de las rebanadas, añadimos las pechugas y la lechuga y a disfrutar de tan delicioso manjar.

Receta de spaguetti alle vongole o espagueti con almejas.

Desde hacía ya algún tiempo, no había cocinado nada de pasta y la verdad que entre que la pasta me encanta y que tenía un tomate casero fabuloso, este fin de semana no me ha quedado otra  opción que preparar unos fabulosos espagueti.

Los “spaguetti alle vongole” es un plato típico cuya base es la pasta y almejas. Esta receta, puede cocinarse con o sin tomate, así pues si se cocina sin tomate pasa a llamarse “spaguetti alle vongole in bianco”.

Veréis que es una receta muy sencilla y súper sabrosa, y el resultado es el de la foto.

Receta de spaguetti alle vongole o espagueti con almejas

Receta de spaguetti alle vongole o espagueti con almejas

Ingredientes (para dos).

  • 200 gr de espagueti.
  • 500 gr de almejas.
  • 350 gr de tomate.
  • 3 dientes de ajo.
  • Cayena.
  • Perejil.
  • Aceite.
  • Sal.
  • Pimienta.

Modo de preparación.

Vamos a empezar como siempre preparando todos los ingredientes que vamos a necesitar. Primero limpiaremos las almejas. Para realizar una correcta limpieza, vamos a poner las almejas en un recipiente con sal un mínimo de media hora.

Lo siguiente va a ser picar los dientes de ajo y reservar. Con el perejil haremos lo mismo que con el ajo, lo picaremos y reservamos. Y por último, nos queda machacar la  cayena en un mortero y reservar.

Ahora que tenemos los ingredientes preparados, vamos a poner agua con sal en una cazuela y la pondremos en el fuego. En el momento que alcance el hervor, añadiremos los espagueti y los cocinaremos hasta que la pasta este “al dente” (o como a ti te guste).

Vamos ahora con la salsa. Vamos a poner aceite en una sartén y la ponemos al fuego. En el momento en que el fuego se encuentre caliente, añadiremos los ajos. Una vez estén dorados, añadimos el tomate y vamos revolviendo de vez en cuando. Pasados unos 4, 5 minutos, añadimos el perejil picado y salpimentamos. Pasados unos dos minutos, añadimos las 2 cayenas picaditas y revolvemos. Dejamos todos los ingredientes en conjunción durante unos 5 minutos y ya solo nos queda añadir las almejas y tapar.

Tenemos que ir vigilando las almejas y retiraremos la salsa del fuego en el momento en que estas se abran. Además, soltaran un poquito de “agua” que le dará mucho más sabor al plato.

Cuando saquemos del fuego la salsa con las almejas, añadimos la pasta y revolvemos todo bien y ya tienes el plato terminado.

Screamadelica. Primal Scream.

El año 91, vio como Primal Scream lanzaba al mercado Screamdelica por medio del sello Creation Records.

Screamadelica, el tercer disco de sus autores supuso el primer éxito de la banda y pasara a la historia por fusionar rock, psicodelia y electrónica. En él, además, de los citados estilos, también encontramos influencias del góspel o el dub, pero sobre todo encontramos un disco que nos hizo salir a la pista y bailar acid.

Receta de Arroz Ajoarriero

Por varios motivos, quería volver a cocinar algo aragonés. Así que hoy, me he puesto manos a la obra  y he decidido no desaprovechar la oportunidad que hoy tenía, ya que este fin de  semana ha sido algo más relajado que los anteriores y he vuelto a disponer de un poco de tiempo.

La receta que hoy vamos a cocinar es la de Arroz Ajoarriero. Según Wikipedia, el ajoarriero, es una receta típica de Aragón, Navarra, Cuenca, Castilla y León y País Vasco y la verdad no sé si hay variaciones entre unas comunidades u otras, pero en este caso vamos a ver cómo elaborar un Ajoarriero a la manera de Aragón.

Tengo que decir, que toda la hortaliza usada, ha sido cultivada en la huerta de mi padre, en un pueblecito al sur del Moncayo, así que, además de ser una receta aragonesa, va a tener un toque moncaino que le va a aportar un sabor  y textura inigualable.

El resultado, ha sido el de la foto:

Receta de Arroz Ajoarriero

Receta de Arroz Ajoarriero

Ingredientes (para dos).

  • Arroz (unos 200 gr o la medida que estimes para dos).
  • Un lomo majo de bacalao desmigado (a poder ser ya desalado).
  • 1 pimiento verde.
  • 1 patata.
  • 1 cebolla mediana.
  • 1 tomate madurito.
  • 2 dientes de ajo.
  • 1 huevo.
  • Media rebanada de pan.
  • Perejil.
  • Aceite.
  • Sal.

Modo de preparación.

Como siempre, voy a empezar, preparando los ingredientes para que no nos olvidemos de nada cuando ya estemos metidos en faena así que relájate y a ello.

Vamos a empezar cogiendo el huevo y en un bol lo batimos, una vez batido, añadiremos la media rebanada de pan partida en trocitos y el perejil, removemos bien para que se mezcle todo reservamos.

Seguimos ahora, con la cebolla, el pimiento, el ajo, la patata y el tomate. Picamos bien la cebolla y el pimiento y reservamos (sin mezclarlos). El ajo y la patata, los pelamos y los cortamos en láminas (de distintos grosor claro). Con el tomate tenemos que hacer taquitos y primero hay que pelarlo. Para pelarlo, puedes escaldarlo en agua hirviendo (haces un corte en forma de cruz en el lado opuesto a la rama y lo introduces en agua hirviendo un momento y la piel sale sola), o si tienes un buen cuchillo, puedes pelarlo directamente. Bien una vez pelado, lo cortamos en forma de taquitos pequeños y reservamos.

Ahora vamos con el bacalao. Para empezar, el bacalao, ha de estar desalado previamente (para desalar el bacalao, tienes que introducirlo en agua 24 horas antes de la cocción e ir cambiándole el agua cada tres horas). Una vez tenemos el bacalao ya desalado, vamos a coger el lomo y si tiene piel, se la vamos a quitar. No te preocupes si el lomo de bacalao se deshace ya que posteriormente lo vamos a desmigar (para desmigar el bacalao, tenemos  que ir partiéndolo con las manos en trocitos pequeños e ir quitando las raspas que aparezcan). Bien, una vez  que ya tenemos el bacalao desalado y desmigado, lo reservamos.

Ya estamos en disposición de empezar a cocinar ya que tenemos todo preparado.

Primeramente, vamos  a poner agua a  hervir en una cazuela (la usaremos para la cocción del arroz).

Después, añadimos un poco de aceite a una sartén y una vez este caliente, vertemos en ella el huevo, las migas de pan y el perejil que teníamos en el bol, y hacemos una tortilla, cuando la tortilla, este hecha, la retiramos del fuego y reservamos.

En una cazuela, añadimos un poquito de aceite y una vez este caliente, añadimos  la cebolla y el bacalao desmigado, vamos revolviendo con la cuchara de palo y cuando adquieran color, añadimos el ajo y el pimiento verde picadito, removemos durando un par de minutos y añadimos el tomate  en taquitos y la patata cortadita en rodajas (yo la patata la suelo poner en la base, bien tapada con el resto de ingredientes).

En este momento, tenemos que bajar el fuego y dejamos todo durante unos 4 minutos.

Pasado ese tiempo, añadimos el arroz y cubrimos con el agua que habíamos puesto al fuego, y cocemos durante unos 10 – 15. Tenemos que ir vigilando constante ya que el agua, se la ira bebiendo el arroz y tendremos que ir incorporando más agua cuando esto ocurra. Además es bueno que a los 10 minutos más o menos, vayas probando para ver que tal esta de  sal y si le falta sal, añade la que estimes.

Una vez ya tenemos el arroz cocido, ya tenemos preparado el plato, solo queda espolvorear con un poco de perejil y disfrutarlo.

Cantar i callar. José Antonio Labordeta.

José Antonio Labordeta edito su segundo y más influyente disco en el año 71. El nombre que le dio fue Cantar i Callar.

Cantar i Callar ha pasado desapercibido para el gran público, aunque hoy, es una joya en bruto a la que acercarse, que nos traslada a una España rural, analfabeta y emigrante.

Hace hoy una semana que el país se despertó con la noticia del fallecimiento de José Antonio Labordeta. Este se ha ido con alrededor de 25 libros editados y 20 discos en el mercado, además de un activismo político que le llevo al congreso de los diputados y una serie de programas televisivos en el imaginario popular.

Aunque Aldaba no forma parte de Cantar i Callar, es la canción con la que vamos a cerrar este post.

Desde aquí, este es el sencillo homenaje que le queremos dar a una de las personas más carismáticas del Aragón de los últimos años.

Receta de risotto de berberechos al chacolí a la manera de Martín Berasategui.

Atracón a mano armada, el blog de David de Jorge, es uno de los blogs gastronómicos a los que estoy suscrito.

Hace unas semanas junto con Martin Berasategui, cocinaron para Robin Food, un risotto (o arroz, como lo llama Martín) de berberechos al chacolí. Para hoy domingo, he decidido cocinarlo.

El resultado, ha sido el de la foto:

Risotto de berberechos al chacolí a la manera de Martín Berasategui.

risott de berberechos a la manera de Martín Berasategui

Vamos con los ingredientes (para dos)

  • Arroz para risotto.
  • Berberechos (medio kilo)
  • Media cebolla.
  • Chacolí (100 ml).
  • Mantequilla (40 gramos).
  • Nata semimontada (30 gramos).
  • Perejil.
  • Aceite.
  • Sal

Modo de preparación.

Lo primero que vamos a hacer es preparar los ingredientes.

Uno de los ingredientes principales de esta receta, son los berberechos. Es importante que los berberechos los limpiemos bien ya que si no somos capaces de eliminar la tierra, sufriremos toda una catástrofe ya que todo el esfuerzo realizado va a ser en balde. Así que vamos a empezar limpiando bien los berberechos bajo el grifo y los ponemos en una fuente con agua bien fría. Los dejamos mínimo 3 horas en el frigorífico y pasado ese tiempo, le añadimos abundante sal de esta forma el berberecho se abrirá y soltara la arena, pasados unos minutos, los cogemos con las manos y los pasamos a otra fuente. Cuando los cogemos con las manos, tenemos que procurar no mover mucho el agua ya que la arena soltada se encuentra en la base. Cogemos los berberechos ya fuera del agua y los lavamos otra vez en el grifo para eliminar la sal y la arena.

Una vez tenemos limpios los berberechos o mientras los tenemos en el frigorífico, vamos a picar bien la media cebolla y la reservamos.
Bien ya tenemos todos los ingredientes preparados, ahora vamos a los fogones, vamos a poner el chacolí (o vino blanco) en una cazuela y lo ponemos en el fuego hasta que hierva. En el momento en que el chacolí alcanza el hervor, añadimos los berberechos y tapamos con un tape.
En el momento en que los berberechos se habrán, tenemos que retirarlos a una fuente y reservamos tanto el chacolí donde se han cocinado como los berberechos.

En otra cazuela, añadimos un poco de aceite y en el momento en que este caliente, añadimos la mantequilla y dejamos que se funda, esto será un momento, así que a continuación añade la cebolla picada. Una vez que la cebolla la tenemos dorada, añadimos el arroz, recuerda que la medida es un vaso pequeño (o medio normal). Vamos a remover para que el arroz suelte el almidón y a la vez se impregne de la mezcla de la mantequilla, aceite y cebolla.

Lo siguiente es añadir colado, el chacolí y el agua que han soltado los berberechos (que hemos reservado anteriormente) y removemos.
Conforme pasa el tiempo, el arroz, va bebiéndose el agua y lo que nosotros tenemos que hacer es ir añadiendo agua caliente casi hirviendo para evitar que el arroz pierda el hervor y continuamos removiendo. Esta operación, la vamos a repetir durante 15 minutos.

Pasados estos 15 minutos, retiramos el arroz del fuego y añadimos los otros 20 gr. de mantequilla, la nata semimontada y los berberechos (sin cascaras a poder ser). Ahora solo nos queda espolvorear bien con perejil, remover y servir.

Así de fácil amigos míos.

Fin. Bigott.

El pasado 2009 vivió el lanzamiento de Fin por parte de Bigott. Fin editado por Grabaciones en el Mar es un disco mágico, perfecto y puede que insuperable.

Borja Laudo, es el músico al que representa el seudónimo de Bigott. Un outsider que con cada nuevo lanzamiento se ve tocado por la mano de Dios.

Escuchalo en Spotify

Receta de arroz caldoso con gambas (o langostinos o gambones) y almejas.

Aunque este año el otoño – invierno, no está trayendo el frio esperado, hoy me ha apetecido cocinar algo calentito ya que anoche, estuvimos buscando un bar (donde unos amigos celebraban un cumple) bastante rato y hoy me encuentro algo destemplado.

Además, los findes me gusta cocinar arroz, así que elegir la receta, ha sido muy sencillo.

El resultado de mi arroz caldoso es el que veis en la foto.

arroz caldoso con gambones y almejas

arroz caldoso con gambones y almejas

Ingredientes (para dos)

  • Arroz bomba.
  • Gambones, gambas o langostinos (3 o 4 por persona, o la cantidad ponla tu).
  • Almejas (igual que el anterior).
  • Medio puerro.
  • Medio pimiento rojo.
  • Un tomate madurito.
  • 1 cebolla mediana.
  • 1 hoja de laurel.
  • 4 dientes de ajo.
  • Pimento dulce (una cucharada).
  • Aceite.
  • Sal.
  • Perejil.
  • Cilantro.

Modo de preparación.

Bueno vamos al asunto, que esta receta que aquí nos trae, es un poquito laboriosa, eso sí, el resultado es una maravilla, ya que vamos a obtener un arroz muy sabroso.

Esta receta la podemos dividir en tres partes:

  • Cocinar el caldo.
  • Cocinar el sofrito.
  • El desenlace o como cocinar un arroz caldoso buenísimo.

Cocinar el caldo y el sofrito, lo podemos hacer de forma paralela, pero no vamos a poder acometer la cocción del arroz, sin pasar por estas dos.

Lo primero que vamos a hacer es preparar los diversos ingredientes para su posterior cocinado.

Vamos a coger el medio puerro y lo vamos a cortar a rodajas de más o menos 2 cm, 3 dientes de ajo, los cortamos en laminas, la cebolla la picamos en juliana, y el tomate (recuerda pelarlo antes de cortarlo) y el medio pimento rojo los cortamos a taquitos y reservamos todo.
Ahora tenemos que elegir si pelamos las gambas o no. A mí las gambas me gusta dejarlas con la piel, pero lo ideal en esta receta es pelarlas antes de cocinarlas.  Bueno, para hacer el caldo, vamos a necesitar las cabezas y las pieles de las gambas, así que vayas a dejar las gambas con piel o sin piel, vas a tener que pelar por lo menos un par y sacarles el intestino (haz un corte en la parte superior y tira del hilito negro), y una vez hecho esto, reserva las cabezas y las pieles.

Para preparar el caldo, tenemos que poner en una cazuela una hoja de laurel, la mitad del tomate picado, un diente de ajo entero, el puerro cortado en rodajas, las cabezas y pieles de las gambas (o langostinos o gambones) y todo ello lo espolvoreamos con perejil. Añadimos agua, lo ponemos al fuego y lo dejamos 30 minutos.

Para preparar el sofrito, ponemos una sartén con aceite en el fuego y cuando este esté caliente, añadimos la cebolla, la dejamos unos minutos y añadimos el ajo laminado, unos minutos después, añadimos el pimiento rojo cortado a taquitos, y unos minutos después, añadimos  el medio tomate picado que nos queda.

Lo dejamos unos 15 minutos al fuego y añadimos una cucharada (de café) de pimentón dulce, revolvemos y al minuto retiramos todo del fuego.

Ahora tenemos que pasar todo esto por la batidora, así que el sofrito que hemos preparado, lo pasamos al recipiente de la batidora añadiendo también un poquito del caldo que hemos preparado. Lo batimos todo bien intentando que no queden tropezones.
En la sartén que hemos preparado el sofrito, añadimos un poquito de aceite y el arroz pochando este unos minutos. Pasados estos minutos, añadimos el sofrito ya triturado, las almejas y las gambas, sazonamos y ponemos al fuego añadiendo el caldo que hemos preparado conforme se vaya consumiendo, de manera que el arroz este siempre caldoso.

Déjalo al fuego el tiempo necesario, y ve probándolo ya que este arroz se pasa muy rápido. Es conveniente sacarlo cuando este un poquito duro.
Una vez lo has sacado y unos minutos antes de servirlo, espolvoréalo con un poquito de cilantro, que le da un toque genial. Yo al mío, no le he añadido el cilantro ya que a Ana no le gusta y no me ha dejado.

Nada más por hoy amigos. No es que Michael Jackson sea santo de mi devoción, pero hay que reconocer que algunos discos de los Jackson 5 son autenticas joyas, y hoy mientras cocinaba, he disfrutado de ellos, así que aquí os los dejo.

Receta de muslitos y alitas de pollo asado con patatas a lo pobre

Hoy vamos a ver una receta muy sencilla y a la vez rica y nutritiva. Yo le guardo especial cariño porque cuando me fui a vivir solo, fue la primera que aprendí y además, quién no recuerda esos domingos de pollo asado, pues sí, que no te de vergüenza, saca a la maruja que llevas dentro y al asunto que seguro que no te arrepientes.

Como introducción, decir que el pollo, es el ave más numerosa y se calcula que supera los 13.000 millones de ejemplares, por lo tanto también, es una de las carnes más consumida en todo el mundo.

La carne de pollo se caracteriza por su contenido en vitaminas B3, B12 y ácido fólico, y por su aporte en minerales, como el zinc o el hierro. Hay que tener en cuenta que en función de lo que vayamos a comer, estos aportes cambian un poco, por ejemplo, los muslos, tienen menos proteínas que la pechuga y el triple de grasa; en cambio, la pechuga sin piel apenas contiene grasas, ni colesterol.

La patata, al igual que el pollo, es uno de los principales alimentos para el ser humano. Es originaria de América del Sur, y fue introducida en Europa por los conquistadores españoles. Con el tiempo, se ha cultivado en todo el mundo.

Antes de continuar y como aclaración, tengo que decir que aunque en el nombre de la receta haya usado la palabra muslito, yo únicamente he usado las patas del pollo. Aunque quizás hubiera sido más acertado llamar a la receta jamoncitos de pollo o patas de pollo, he decidido usar el nombre de muslito, ya que es más genérico y al final uses la pata o todo el muslo, el asunto no cambia mucho.

Ingredientes (para 4 personas).

Tras esta breve introducción, vamos a ver los ingredientes que necesitamos para realizar este plato, fácil y rico.

  • 1 Pata de pollo por persona.
  • 2 Alitas de pollo por persona.
  • 3 – 4 Patatas medianas.
  • Media cebolla.
  • Perejil.
  • Tomillo.
  • 4 Dientes de ajo.
  • Aceite de oliva.
  • Vino blanco.

Preparación.

Ahora que sabemos los ingredientes vamos a ver qué pasos tenemos que dar para elaborar este plato.

Lo primero que vamos a hacer es precalentar el horno a 200º durante 10 minutos. Mientras tanto, vamos a coger el pollo y a lavarlo bien, lo colocamos en una fuente (os recomiendo que sea de cristal), lo salpimentamos y le echamos un buen chorro de aceite.

Una vez la campanilla (que quede claro que no hablo de la de Peter Punk) nos avise de que los 10 minutos llegan a su fin y que el horno esta precalentado, cogemos la fuente y la metemos al horno durante 15 minutos.

Ahora llega el turno de las patatas y la cebolla, pelamos y las cortamos la patata (haciendo rebanadas) en plan a lo pobre o panadera y después la cebolla en juliana. Ponemos la patata en una fuente con agua y perejil y reservamos. La cebolla la reservamos también pero no le ponemos nada.

Cuando la campanilla del horno vuelva a avisarnos de que los 15 minutos han pasado, sacamos la fuente que teníamos en el horno (colócala en una superficie que no se pueda quemar como la tabla de madera que se suele usar para cortar), les hacemos sitio a las patatas, salpimentamos la patata, le damos la vuelta al pollo y lo colocamos encima de la patata y vertemos la cebolla sobre él. En este momento, tenemos que echar el diente de ajo cortado en juliana. Ponemos un poquito de agua y otro poquito de vino blanco (medio vaso normal de agua y poco menos de vino blanco).

Volvemos a meter la fuente al horno durante otros 15 minutos y esperamos. Cuando pasen estos 15 minutos, volvemos a sacar la fuente, las patatas ya estarán hechas, así que las retiramos de la fuente y reservamos. El pollo, os recomiendo que lo tengáis otros 15 minutos, así que vuélvele a dar la vuelta y otra vez al horno.

Pasados estos 15 minutos, ya lo tienes, si te gusta un poquito más churruscadito, apaga el horno y déjalo otros 5, 10 minutos hasta que alcance el punto que creas mejor.
Cuando lo vayas a servir, espolvoréalo con un poquito de perejil.

Eso es todo por hoy el resultado final ha sido el que veis en la foto. Además de patatas, también podéis echarle un poco de pimiento verde y pimiento rojo, le da un toque interesante y sabroso.

receta-de-muslitos-alitas-de-pollo-con-patatas-a-lo-pobre

receta de muslitos alitas de pollo con patatas a lo pobre

 

Os recomiendo que cocinéis esto cuando tengáis algo que hacer, ya que no hay que prestarle mucha atención, así que ya sabes si tienes que limpiar tu pequeño pero coqueto pisito o no puedes dejar de leer ese libro genial que te han estado recomendado durante tanto tiempo del cual tu siempre has pasado, pues aprovecha, prepárate un pollo asado y así podrás hacer muchas cosas mientras tanto, siendo tu tiempo mucho más productivo.

Mientras he cocinado esta receta, he estado leyendo Tokio ya no nos quiere de Ray Loriga y escuchando el genial Dear Science (entre los 10 mejores de 2008 ) de Tv On The Radio. Os dejo con ellos.