Canal RSS

Archivo de la etiqueta: nata

Receta de frosting de chocolate blanco y vainilla para cupcakes solitarios.

Al Green, a principios de la decada de los 70 del siglo pasado, escribio Tired To Be Alone, una canción que rápidamente ocupo puestos de éxito en las listas y que aún hoy, sigue siendo considerada como una de las mejores canciones del soul de todos los tiempos.

Hace algún tiempo, publique en este blog una receta de cupcakes de vainilla que llame Receta de cupcakes de vainilla que por falta de tiempo se quedaron en magdalenas o muffins. Así pues, creo que el nombre de la receta ya indicaba que había ocurrido, lo que no indicaba es que cada vez que le echaba un ojo a la misma, estos cupcakes, como Al Green, me cantaban Tired To Be Alone.

Estaba en deuda y aquí, por fin, puedo decir que esta saldada.

El resultado, el de la foto.

Frosting de chocolate blanco y vainilla

Receta de frosting de chocolate blanco y vainilla

Ingredientes (para 6 cupcakes)

  • 250 ml. de nata para montar.
  • 1 tableta de chocolate blanco.
  • 1 vaina de vainilla.

Modo de preparación

  1. Esta vez, prácticamente no tenemos que preparar ningún ingrediente, únicamente la vainilla.
    Cogemos la vaina de vainilla y le cortamos las puntas, además hacemos una incisión a la lo largo del cuerpo (no llegando a cortarla entera, sino solo uno de los lados) desde la parte superior a la parte infeiror, para que pueda salir la vainilla y hacemos un segundo corte en la parte central dejándola en dos trocitos.
  2. Vamos a poner la nata y la vainilla juntas y las vamos a poner al baño maría hasta que yerba. Le costara un poco, pero ten paciencia.
  3. Una vez ha alcanzado el hervor, retiramos del fuego y añadimos la tableta de chocolate blanco y revolvemos bien hasta que se disuelva y amalgame la mezcla.
  4. Cuando ya tenemos disuelto el chocolate, retiramos las vainas de vainilla, cambiamos la mezcla a otro recipiente y dejamos que enfríe y cuaje. Una vez fría, montamos la nata y ya podemos disfrutar de este maravilloso frosting.

Nota aclaratoria.

Una cocción al baño maría, básicamente trata de realizar una cocción uniforme por medio de dos recipientes, uno de los cuales contine agua hirviendo.
Si no quieres / sabes / quieres usar el método del baño María, puedes poner a hervir la nata directamente en una cazuela, pero ten cuidado ya que puede agarrarse muy fácilemente (y además para limpiar la cazuela luego es un rollo), así que revuelve a menudo y atento.
Anuncios

Receta de tiramisú de chocolate

Tiempo hace que no posteaba nada aquí, y la verdad es que me alegra muchísimo poder hacerlo, dado que siento que cada vez me encuentro mejor. Para esta vuelta, nada mejor que un postre. Para hacer este tiramisu, que sale buenísimo, he usado una receta de el cocinero fiel que he encontrado en la red.

Según wikipedia, el tiramisú, es un postre relativamente moderno y es originario de la región del Veneto, y su origen me recuerda al de los espagueti a la puttanesca. Orígenes a parte, espero que os animéis y que os guste.

El resultado de mi tiramisú, es el que veis en la foto.

Receta de tiramisu de chocolate

Receta de tiramisu de chocolate

Ingredientes (para dos)

  • 1 tableta de chocolate.
  • 50 gr. de azúcar.
  • 250 ml. de nata líquida.
  • 250 gr. de queso mascarpone.
  • 1 taza de café.
  • 4 cucharadas de ron.
  • Bizcochos de soletilla.
  • Un chorrito de ron.

Modo de preparación

  1. Vamos a preparar todos los ingredientes, lo primero que haremos es picar la tableta de chocolate en trozitos pequeños. Una vez picado, reservamos en la nevera.
  2. Ponemos un cazo a fuego lento y vertemos la mitad de la nata y el azúcar y dejamos que este, se vaya regalando y mezclando.
  3. Montamos la otra mitad sobrante de la nata y reservamos.
  4. Vertemos el mascarpone en una fuente y comenzamos a “amasarlo” (con una cuchara o una lengua de silicona, no con las manos) para que coja calor y nos resulte más fácil mezclarlo con el resto de ingredientes.
  5. Añadimos la nata montada a la fuente donde tenemos el mascarpone y vamos removiendo hasta que nos quede una masa uniforme con los dos ingredientes bien mezclados.
  6. Añadimos la nata que teníamos en el cazo junto al azucar y seguimos removiendo hasta que nos quede una masa uniforme.
  7. Añadimos 4 cucharadas de café, mezclamos bien y una vez la masa sea uniforme, reservamos.
  8. Casi hemos acabado.
    Vertemos el resto del café en una fuente y añadimos un chorrito de ron.
    Empapamos bien los bizcochos de soletilla en el café y los vamos poniendo en una fuente como base del tiramisu.
    Añadimos una capa de la masa que hemos creado anteriormente con el mascarpone y la nata y espolvoreamos por encima el chocolate picado anteriormente.
  9. Volvemos a poner una capa de bizcochos, de mezcla y de chocolate.
  10. Dejamos que cuaje el tiramisu unas horas (4 mínimo) en el frigorífico y ya lo tendremos preparado.

Nota aclaratoria

En la sección modo de preparación, he indicado como se prepara tradicionalmente el tirámisu, pero yo no he seguido esta metodología. Dado que quería que el molde del tiramisú, fueran unos vasos chatos, cuando he empapado los bizcochos de soletilla en el cafe (y el chorrito de ron), los he cortado e introducido en el baso y con ayuda del mortero los he machado un poquito. A continuación he puesto una capa con el mascarpone y la nata y por encima he añadido el chocolate.

De esta forma queda también de maravilla y es muy cómodo comerlos tumbado y un buen disco.

Receta de pudin de chocolate blanco para los domingos nublados.

Domingo y hoy tenemos postre. Postre casero y súper sencillo y súper sabroso. Dado que es la primera receta que pongo de repostería vamos a ello sin enrollarme mucho.

El resultado, ha sido el de la foto:

Receta de pudin de chocolate blanco

Receta de pudin de chocolate blanco

Ingredientes.

  • 500 ml de nata de cocinar.
  • 5 yemas de huevo.
  • 2 tabletas de chocolate blanco.
  • Caramelo.

Modo de preparación.

Vamos a empezar preparando las yemas de los huevos. Rompemos la cascara y separamos la yema de la clara pasándola de una cascara a otra, repetimos la operación con todos los huevos, y batimos.

En una sopera, ponemos los 500 ml de nata y la ponemos a fuego muy lento hasta que alcance el hervor. Cuando la nata alcance el hervor, retiramos del fuego y añadimos las yemas de los huevos y vamos revolviendo con una cuchara hasta que la mezcla quede homogénea.

Una vez tenemos la nata y las yemas bien mezcladas, rompemos en trocitos las tabletas de chocolate blanco y añadimos a la mezcla sin dejar de remover.

Cogemos un molde, y ponemos caramelo líquido en la base, (no te cortes, porque luego en función del caramelo, te va a ser más sencillo des-enmoldar), y después añadimos la mezcla de la nata, las yemas y el chocolate y lo metemos durante 1 hora en el horno a unos 170º al baño María.

Una vez pasada la hora en el horno lo sacamos y dejamos que se enfríe durante un par de horas a temperatura ambiente y después 12 horas en el frigo y ya tenemos un pudin genial que le va a gustar a todo el mundo.

Faust. IV

El año 73, vio como Faust lanzaba un trabajo al mercado llamado IV. Un disco transgresor y esquizofrénico basado en un collage de sonido duro, rápido y salvaje. Un disco adelantado a su tiempo y que influyo desde a David Bowie como al posterior sonido ambient e industrial.

Receta de risotto de berberechos al chacolí a la manera de Martín Berasategui.

Atracón a mano armada, el blog de David de Jorge, es uno de los blogs gastronómicos a los que estoy suscrito.

Hace unas semanas junto con Martin Berasategui, cocinaron para Robin Food, un risotto (o arroz, como lo llama Martín) de berberechos al chacolí. Para hoy domingo, he decidido cocinarlo.

El resultado, ha sido el de la foto:

Risotto de berberechos al chacolí a la manera de Martín Berasategui.

risott de berberechos a la manera de Martín Berasategui

Vamos con los ingredientes (para dos)

  • Arroz para risotto.
  • Berberechos (medio kilo)
  • Media cebolla.
  • Chacolí (100 ml).
  • Mantequilla (40 gramos).
  • Nata semimontada (30 gramos).
  • Perejil.
  • Aceite.
  • Sal

Modo de preparación.

Lo primero que vamos a hacer es preparar los ingredientes.

Uno de los ingredientes principales de esta receta, son los berberechos. Es importante que los berberechos los limpiemos bien ya que si no somos capaces de eliminar la tierra, sufriremos toda una catástrofe ya que todo el esfuerzo realizado va a ser en balde. Así que vamos a empezar limpiando bien los berberechos bajo el grifo y los ponemos en una fuente con agua bien fría. Los dejamos mínimo 3 horas en el frigorífico y pasado ese tiempo, le añadimos abundante sal de esta forma el berberecho se abrirá y soltara la arena, pasados unos minutos, los cogemos con las manos y los pasamos a otra fuente. Cuando los cogemos con las manos, tenemos que procurar no mover mucho el agua ya que la arena soltada se encuentra en la base. Cogemos los berberechos ya fuera del agua y los lavamos otra vez en el grifo para eliminar la sal y la arena.

Una vez tenemos limpios los berberechos o mientras los tenemos en el frigorífico, vamos a picar bien la media cebolla y la reservamos.
Bien ya tenemos todos los ingredientes preparados, ahora vamos a los fogones, vamos a poner el chacolí (o vino blanco) en una cazuela y lo ponemos en el fuego hasta que hierva. En el momento en que el chacolí alcanza el hervor, añadimos los berberechos y tapamos con un tape.
En el momento en que los berberechos se habrán, tenemos que retirarlos a una fuente y reservamos tanto el chacolí donde se han cocinado como los berberechos.

En otra cazuela, añadimos un poco de aceite y en el momento en que este caliente, añadimos la mantequilla y dejamos que se funda, esto será un momento, así que a continuación añade la cebolla picada. Una vez que la cebolla la tenemos dorada, añadimos el arroz, recuerda que la medida es un vaso pequeño (o medio normal). Vamos a remover para que el arroz suelte el almidón y a la vez se impregne de la mezcla de la mantequilla, aceite y cebolla.

Lo siguiente es añadir colado, el chacolí y el agua que han soltado los berberechos (que hemos reservado anteriormente) y removemos.
Conforme pasa el tiempo, el arroz, va bebiéndose el agua y lo que nosotros tenemos que hacer es ir añadiendo agua caliente casi hirviendo para evitar que el arroz pierda el hervor y continuamos removiendo. Esta operación, la vamos a repetir durante 15 minutos.

Pasados estos 15 minutos, retiramos el arroz del fuego y añadimos los otros 20 gr. de mantequilla, la nata semimontada y los berberechos (sin cascaras a poder ser). Ahora solo nos queda espolvorear bien con perejil, remover y servir.

Así de fácil amigos míos.

Fin. Bigott.

El pasado 2009 vivió el lanzamiento de Fin por parte de Bigott. Fin editado por Grabaciones en el Mar es un disco mágico, perfecto y puede que insuperable.

Borja Laudo, es el músico al que representa el seudónimo de Bigott. Un outsider que con cada nuevo lanzamiento se ve tocado por la mano de Dios.

Escuchalo en Spotify

Receta de crema de calabaza de la huerta del Moncayo.

Tras los pasados días de excesos que ha traído la navidad, ahora, toca cuidarse y empezar (si es que no lo hacías) a hacer ejercicio y a comer sano y saludable. Por este motivo, el primer posta de este año que abre la década, va a ser una receta sencilla, nutritiva pero sobre todo sana y sabrosa.

El resultado de mi crema de calabaza es el que veis en la foto.

Crema de calabaza de la huerta del Moncayo

Crema de calabaza de la huerta del Moncayo

Ingredientes (para dos personas)

  • Calabaza. La que yo tenía en casa era bastante grande, así que he usado una rodaja (de unos 12 – 15 cm de diámetro y un grosor de 3 cm).
  • Media cebolla.
  • 2 patatas medianas.
  • 2 quesitos.
  • 200 gr de nata.
  • 8 espárragos trigueros.
  • 10 gambas (de las pequeñitas que se compran ya peladas y congeladas).
  • Aceite.
  • Sal.

Modo de preparación.

Antes de empezar a preparar esta receta, tengo que advertiros que seguramente no vais a encontrar verduras de la huerta del Moncayo en los comercio habituales (yo tengo un huertecito allí que mantengo junto a mi padre :-)), aun así, el mejor sustitutivo, son las verduras que vosotros mismos cultiváis. Si tampoco tenéis un huerto que es lo más normal, pues cualquier verdura os servirá, siempre y cuando sea de calidad claro.

Bien, vayamos con la receta. Lo primero y como siempre, ponernos cómodos y vamos a empezar a preparar todos los ingredientes.
Empezaremos pelando la calabaza por dentro y por fuera, es decir, primero le quitamos la piel (es un poquito dura y hay que hacer fuerza así que ojo no te vayas a cortar) y después eliminamos los filamentos y pepitas que pueda tener en la parte interior. Una vez hecho esto, la cortamos en forma de tacos y reservamos.

Seguimos con las patatas, las pelamos y cortamos como si fuéramos a hacerlas en plan bravas. Ahora llega el turno de la cebolla, cogemos una y la cortamos por la mitad y reservamos.

Hasta aquí, casi que tenemos los ingredientes fundamentales y podríamos empezar ya con la crema. En lugar de picatostes, en esta receta uso espárragos trigueros y gambas, si prefieres usar picatostes, sáltate el siguiente párrafo, pero te recomiendo que no lo hagas ya que los espárragos y las gambas junto a la calabaza le confieren un sabor fabuloso.

Dicho esto, procedemos a pelar un poquito los espárragos y los cortamos con un grosor de 1cm y reservamos. Con las gambas, si son congeladas, ponlas en agua para que se descongelen antes y si son frescas pues entonces resérvalas.

Bien, llegados a este punto, va a comenzar nuestra labor en los fogones. Para empezar vamos a poner una cazuela al fuego con un poco de aceite y en ella, vamos a rehogar la calabaza, la cebolla y la patata durante dos tres minutos.

Pasado este tiempo, añadimos agua hasta que queden todos los ingredientes cubiertos y dejamos que alcance la ebullición, a partir de este momento, tenemos que dejar cocer la mezcla otros 15 minutos.

Mientras tanto, vamos a verter un poquito de aceite en una sartén y en ella cocinamos los espárragos y las gambas. Ve probando y cuando veas que ya están, retira la sartén del fuego y reserva.

Una vez que la calabaza, la cebolla y la patata ya se ha cocido (primero lo hemos llevado a ebullición y después lo hemos dejado en el fuego 15 minutos), vamos a apagar el fuego y pasamos, la calabaza, la patata y la cebolla al recipiente de la batidora. Añadimos también un quesito por persona y un poquito del caldo resultante de la cocción y lo pasamos todo por la batidora asegurándonos que no quedan brumos.

En este punto tenemos que estar atentos ya que tendremos que ir añadiendo caldo en función de lo espesa que queramos la crema.

Una vez la tenemos bien triturada, vertemos todo el contenido en una cazuela y lo ponemos en el fuego (a fuego medio más o menos) y añadimos la nata, los espárragos y las gambas mientras vamos removiendo con una cuchara de palo para que todo se mezcle bien y lo dejamos 2 minutos.

Y ahora, solo nos queda emplatar y disfrutar de esta fabulosa crema.

Low. David Bowie.

David Bowie lanzo en el año 77 Low. El primero de la trilogía berlinesa, y por lo tanto el primer disco en el que colaboro con Brian Eno.

Low se gesto siguiendo la senda que ya había recorrido con su anterior álbum, Station to Station y las canciones que había escrito para la banda sonora de la película que el mismo protagonizaba The man who felt to earth.

En aquel momento, Bowie estaba intentando dejar la cocaína y por lo tanto las letras que escribía hablan de la preocupación, la depresión, el alejamiento, la locura etc. Esto sumado al Krautrock de Neu!, Can, Kraftwerk o Faust que tanto le gustaba e influenciaba a Bowie dio como resultado el álbum posiblemente más brillante e influyente de la carrera del británico.


Receta de solomillo de cerdo con champis y nata.

Domingo. Ayer no salímos hasta tarde y hoy toca cocinar. Así que como tengo tiempo, no estoy ni cansado ni de resaca, voy a ver si puedo sorprender a Ana y he decidido que voy a preparar un sabroso solomillo de cerdo con salsa de champiñones.

La receta es sencilla y sabrosa, y la nos va a costar algo menos de una hora.

Ingredientes

Los ingredientes para dos personas son:

  • Un solomillo de cerdo de medio kilo más menos.
  • Una cebolla mediana.
  • 125 gr de champiñones.
  • 1 copa de coñac (o vino blanco si no tienes por ahí coñac).
  • 100 ml de nata.
  • Una cucharada de pimentón.
  • Aceite.
  • Sal y pimienta.

Lo primero que vamos a hacer es dorar el solomillo, así que vamos a poner en una cazuela unas 4 cucharadas soperas de aceite y le vamos a dar vidilla al fuego.

Cuando vemos que está caliente, añadiremos el solomillo que previamente lo habremos limpiado quitándole la grasa que tuviera, y además lo habremos salpimentado al gusto. El solomillo, lo dejamos a fuego fuerte y vamos dorándolo por todos lados.

Una vez que tenemos el solomillo dorado, lo retiramos y reservamos.

En la cazuela donde hemos dorado el solomillo, vertemos la cebolla cortada en cuartos de luna bien finita. Vamos a utilizar el mismo aceite y así ira cogiendo sabor. La cebolla, al igual que el solomillo, la vamos a dorar a fuego fuerte y una vez que este doradita, añadimos el champiñón (que habremos lavado bien previamente).

El champiñón y la cebolla los vamos a tener un rato y cuando veamos que están cocinados (el champiñones habrá menguado y en tendrán un color marrón – grisáceo)  llega el momento de añadir el coñac (o el vino blanco). Vamos removiendo con la cuchara hasta que se evapore el alcohol, el momento, pues tendrás que ir probando y oliendo y sabrás cual es.

Ahora nos toca bajar el fuego al mínimo, añadir la nata, la cucharada (de postre) de pimentón y el solomillo. Lo dejamos media hora y ya tenemos el plato.

Una vez ha pasado la media hora (conviene ir vigilando no se vaya a espesar mucho la salsa), solo nos queda sacar el solomillo e ir cortando medallones.

El resultado, pues el que podeis ver en la foto.

receta de solomillo de cerdo con salsa de champis y nata

receta de solomillo de cerdo con salsa de champis y nata

Mientras estaba cocinando, he estado escuchando a All Green. Os dejo con el y espero que lo disfruteis tanto como el plato.

Salud!!!!

Receta de espagueti con salsa carbonara.

La pasta es un  alimento sano y nutritivo basado en la harina de trigo, además, suele ser bastante fácil y rápida de preparar, lo cual es ideal para los días que te levantas tarde y cansado tras una noche de marcha, como es el caso.

El resultado de mis espagueti a la carbonara es el veis en la foto.

Espagueti a la carbonara

Espagueti a la carbonara

Ingredientes (para 4 personas).

  • 250 gr de espaguetis.
  • 1 cebolla.
  • 250 gr de bacón.
  • 200 gr de nata liquida.
  • Sal.
  • Pimienta.
  • Aceite de oliva.

Preparación.

Una vez vistos los ingredientes que necesarios, vamos a ver los pasos para preparar una fabulosa pasta carbonara.

Lo primero que haremos va a ser llenar una olla de agua con un poco de sal y ponerla al fuego. Cuando el agua este hirviendo, añadimos la pasta y la dejamos unos 7 – 8 minutos.

Mientras esperamos a que el agua hierva para añadir la pasta, comenzamos a cortar la cebolla y la picamos. Es interesante que la piquemos en pequeños trozos aunque esto claro depende de cada uno.

Ahora es el turno del bacón, lo cortamos en tiras (más o menos finas) y reservamos.

Como ya tenemos la cebolla y el bacón cortado a nuestro gusto, llega el momento de cocinarlos así que ponemos una sartén en el fuego con un poco de aceite de oliva y cuando el aceite este caliente, comenzamos a pochar la cebolla, pasados unos minutos echamos el bacón.

Cuando hayamos visto que la pasta estaba en su punto, tenemos que escurrirla y lavarla con agua fría, es importante esto ya que se sino se seguirá cocinando. Una vez hemos lavado la pasta, la reservamos hasta que la nata alcance el hervor.

Cuando la cebolla este dorada y el bacón se encuentre cocinado (pruébalo y sabrás de qué momento hablo) echamos la nata y dejamos que hierva, una vez alcance el hervor, dejamos que pasen unos 2 – 3 minutos.

Ahora ya no nos queda otra que a la pasta añadirle la salsa. Esto lo puedes hacer como más te guste, yo suelo añadir la pasta a la sartén donde he cocinado la salsa y remover durante unos minutos hasta que todo quede mezclado de forma uniforme aunque también puedes poner la pasta en una fuente y verter la salsa por encima.

Y eso es todo amigos, para presentar el plato te recomiendo que espolvorees la pasta con un poco de orégano y pan rallado y veras que te queda muy resultón.

Mientras he estado cocinando, he escuchado a Black Rebel Motorcycle Club y su fabuloso Baby 81. Así que aqui os dejo con ellos.