Canal RSS

Archivo de la etiqueta: patatas

Receta de crema de calabaza de la huerta del Moncayo.

Tras los pasados días de excesos que ha traído la navidad, ahora, toca cuidarse y empezar (si es que no lo hacías) a hacer ejercicio y a comer sano y saludable. Por este motivo, el primer posta de este año que abre la década, va a ser una receta sencilla, nutritiva pero sobre todo sana y sabrosa.

El resultado de mi crema de calabaza es el que veis en la foto.

Crema de calabaza de la huerta del Moncayo

Crema de calabaza de la huerta del Moncayo

Ingredientes (para dos personas)

  • Calabaza. La que yo tenía en casa era bastante grande, así que he usado una rodaja (de unos 12 – 15 cm de diámetro y un grosor de 3 cm).
  • Media cebolla.
  • 2 patatas medianas.
  • 2 quesitos.
  • 200 gr de nata.
  • 8 espárragos trigueros.
  • 10 gambas (de las pequeñitas que se compran ya peladas y congeladas).
  • Aceite.
  • Sal.

Modo de preparación.

Antes de empezar a preparar esta receta, tengo que advertiros que seguramente no vais a encontrar verduras de la huerta del Moncayo en los comercio habituales (yo tengo un huertecito allí que mantengo junto a mi padre :-)), aun así, el mejor sustitutivo, son las verduras que vosotros mismos cultiváis. Si tampoco tenéis un huerto que es lo más normal, pues cualquier verdura os servirá, siempre y cuando sea de calidad claro.

Bien, vayamos con la receta. Lo primero y como siempre, ponernos cómodos y vamos a empezar a preparar todos los ingredientes.
Empezaremos pelando la calabaza por dentro y por fuera, es decir, primero le quitamos la piel (es un poquito dura y hay que hacer fuerza así que ojo no te vayas a cortar) y después eliminamos los filamentos y pepitas que pueda tener en la parte interior. Una vez hecho esto, la cortamos en forma de tacos y reservamos.

Seguimos con las patatas, las pelamos y cortamos como si fuéramos a hacerlas en plan bravas. Ahora llega el turno de la cebolla, cogemos una y la cortamos por la mitad y reservamos.

Hasta aquí, casi que tenemos los ingredientes fundamentales y podríamos empezar ya con la crema. En lugar de picatostes, en esta receta uso espárragos trigueros y gambas, si prefieres usar picatostes, sáltate el siguiente párrafo, pero te recomiendo que no lo hagas ya que los espárragos y las gambas junto a la calabaza le confieren un sabor fabuloso.

Dicho esto, procedemos a pelar un poquito los espárragos y los cortamos con un grosor de 1cm y reservamos. Con las gambas, si son congeladas, ponlas en agua para que se descongelen antes y si son frescas pues entonces resérvalas.

Bien, llegados a este punto, va a comenzar nuestra labor en los fogones. Para empezar vamos a poner una cazuela al fuego con un poco de aceite y en ella, vamos a rehogar la calabaza, la cebolla y la patata durante dos tres minutos.

Pasado este tiempo, añadimos agua hasta que queden todos los ingredientes cubiertos y dejamos que alcance la ebullición, a partir de este momento, tenemos que dejar cocer la mezcla otros 15 minutos.

Mientras tanto, vamos a verter un poquito de aceite en una sartén y en ella cocinamos los espárragos y las gambas. Ve probando y cuando veas que ya están, retira la sartén del fuego y reserva.

Una vez que la calabaza, la cebolla y la patata ya se ha cocido (primero lo hemos llevado a ebullición y después lo hemos dejado en el fuego 15 minutos), vamos a apagar el fuego y pasamos, la calabaza, la patata y la cebolla al recipiente de la batidora. Añadimos también un quesito por persona y un poquito del caldo resultante de la cocción y lo pasamos todo por la batidora asegurándonos que no quedan brumos.

En este punto tenemos que estar atentos ya que tendremos que ir añadiendo caldo en función de lo espesa que queramos la crema.

Una vez la tenemos bien triturada, vertemos todo el contenido en una cazuela y lo ponemos en el fuego (a fuego medio más o menos) y añadimos la nata, los espárragos y las gambas mientras vamos removiendo con una cuchara de palo para que todo se mezcle bien y lo dejamos 2 minutos.

Y ahora, solo nos queda emplatar y disfrutar de esta fabulosa crema.

Low. David Bowie.

David Bowie lanzo en el año 77 Low. El primero de la trilogía berlinesa, y por lo tanto el primer disco en el que colaboro con Brian Eno.

Low se gesto siguiendo la senda que ya había recorrido con su anterior álbum, Station to Station y las canciones que había escrito para la banda sonora de la película que el mismo protagonizaba The man who felt to earth.

En aquel momento, Bowie estaba intentando dejar la cocaína y por lo tanto las letras que escribía hablan de la preocupación, la depresión, el alejamiento, la locura etc. Esto sumado al Krautrock de Neu!, Can, Kraftwerk o Faust que tanto le gustaba e influenciaba a Bowie dio como resultado el álbum posiblemente más brillante e influyente de la carrera del británico.


Anuncios

Receta de muslitos y alitas de pollo asado con patatas a lo pobre

Hoy vamos a ver una receta muy sencilla y a la vez rica y nutritiva. Yo le guardo especial cariño porque cuando me fui a vivir solo, fue la primera que aprendí y además, quién no recuerda esos domingos de pollo asado, pues sí, que no te de vergüenza, saca a la maruja que llevas dentro y al asunto que seguro que no te arrepientes.

Como introducción, decir que el pollo, es el ave más numerosa y se calcula que supera los 13.000 millones de ejemplares, por lo tanto también, es una de las carnes más consumida en todo el mundo.

La carne de pollo se caracteriza por su contenido en vitaminas B3, B12 y ácido fólico, y por su aporte en minerales, como el zinc o el hierro. Hay que tener en cuenta que en función de lo que vayamos a comer, estos aportes cambian un poco, por ejemplo, los muslos, tienen menos proteínas que la pechuga y el triple de grasa; en cambio, la pechuga sin piel apenas contiene grasas, ni colesterol.

La patata, al igual que el pollo, es uno de los principales alimentos para el ser humano. Es originaria de América del Sur, y fue introducida en Europa por los conquistadores españoles. Con el tiempo, se ha cultivado en todo el mundo.

Antes de continuar y como aclaración, tengo que decir que aunque en el nombre de la receta haya usado la palabra muslito, yo únicamente he usado las patas del pollo. Aunque quizás hubiera sido más acertado llamar a la receta jamoncitos de pollo o patas de pollo, he decidido usar el nombre de muslito, ya que es más genérico y al final uses la pata o todo el muslo, el asunto no cambia mucho.

Ingredientes (para 4 personas).

Tras esta breve introducción, vamos a ver los ingredientes que necesitamos para realizar este plato, fácil y rico.

  • 1 Pata de pollo por persona.
  • 2 Alitas de pollo por persona.
  • 3 – 4 Patatas medianas.
  • Media cebolla.
  • Perejil.
  • Tomillo.
  • 4 Dientes de ajo.
  • Aceite de oliva.
  • Vino blanco.

Preparación.

Ahora que sabemos los ingredientes vamos a ver qué pasos tenemos que dar para elaborar este plato.

Lo primero que vamos a hacer es precalentar el horno a 200º durante 10 minutos. Mientras tanto, vamos a coger el pollo y a lavarlo bien, lo colocamos en una fuente (os recomiendo que sea de cristal), lo salpimentamos y le echamos un buen chorro de aceite.

Una vez la campanilla (que quede claro que no hablo de la de Peter Punk) nos avise de que los 10 minutos llegan a su fin y que el horno esta precalentado, cogemos la fuente y la metemos al horno durante 15 minutos.

Ahora llega el turno de las patatas y la cebolla, pelamos y las cortamos la patata (haciendo rebanadas) en plan a lo pobre o panadera y después la cebolla en juliana. Ponemos la patata en una fuente con agua y perejil y reservamos. La cebolla la reservamos también pero no le ponemos nada.

Cuando la campanilla del horno vuelva a avisarnos de que los 15 minutos han pasado, sacamos la fuente que teníamos en el horno (colócala en una superficie que no se pueda quemar como la tabla de madera que se suele usar para cortar), les hacemos sitio a las patatas, salpimentamos la patata, le damos la vuelta al pollo y lo colocamos encima de la patata y vertemos la cebolla sobre él. En este momento, tenemos que echar el diente de ajo cortado en juliana. Ponemos un poquito de agua y otro poquito de vino blanco (medio vaso normal de agua y poco menos de vino blanco).

Volvemos a meter la fuente al horno durante otros 15 minutos y esperamos. Cuando pasen estos 15 minutos, volvemos a sacar la fuente, las patatas ya estarán hechas, así que las retiramos de la fuente y reservamos. El pollo, os recomiendo que lo tengáis otros 15 minutos, así que vuélvele a dar la vuelta y otra vez al horno.

Pasados estos 15 minutos, ya lo tienes, si te gusta un poquito más churruscadito, apaga el horno y déjalo otros 5, 10 minutos hasta que alcance el punto que creas mejor.
Cuando lo vayas a servir, espolvoréalo con un poquito de perejil.

Eso es todo por hoy el resultado final ha sido el que veis en la foto. Además de patatas, también podéis echarle un poco de pimiento verde y pimiento rojo, le da un toque interesante y sabroso.

receta-de-muslitos-alitas-de-pollo-con-patatas-a-lo-pobre

receta de muslitos alitas de pollo con patatas a lo pobre

 

Os recomiendo que cocinéis esto cuando tengáis algo que hacer, ya que no hay que prestarle mucha atención, así que ya sabes si tienes que limpiar tu pequeño pero coqueto pisito o no puedes dejar de leer ese libro genial que te han estado recomendado durante tanto tiempo del cual tu siempre has pasado, pues aprovecha, prepárate un pollo asado y así podrás hacer muchas cosas mientras tanto, siendo tu tiempo mucho más productivo.

Mientras he cocinado esta receta, he estado leyendo Tokio ya no nos quiere de Ray Loriga y escuchando el genial Dear Science (entre los 10 mejores de 2008 ) de Tv On The Radio. Os dejo con ellos.