Canal RSS

Receta de frosting de chocolate blanco y vainilla para cupcakes solitarios.

Al Green, a principios de la decada de los 70 del siglo pasado, escribio Tired To Be Alone, una canción que rápidamente ocupo puestos de éxito en las listas y que aún hoy, sigue siendo considerada como una de las mejores canciones del soul de todos los tiempos.

Hace algún tiempo, publique en este blog una receta de cupcakes de vainilla que llame Receta de cupcakes de vainilla que por falta de tiempo se quedaron en magdalenas o muffins. Así pues, creo que el nombre de la receta ya indicaba que había ocurrido, lo que no indicaba es que cada vez que le echaba un ojo a la misma, estos cupcakes, como Al Green, me cantaban Tired To Be Alone.

Estaba en deuda y aquí, por fin, puedo decir que esta saldada.

El resultado, el de la foto.

Frosting de chocolate blanco y vainilla

Receta de frosting de chocolate blanco y vainilla

Ingredientes (para 6 cupcakes)

  • 250 ml. de nata para montar.
  • 1 tableta de chocolate blanco.
  • 1 vaina de vainilla.

Modo de preparación

  1. Esta vez, prácticamente no tenemos que preparar ningún ingrediente, únicamente la vainilla.
    Cogemos la vaina de vainilla y le cortamos las puntas, además hacemos una incisión a la lo largo del cuerpo (no llegando a cortarla entera, sino solo uno de los lados) desde la parte superior a la parte infeiror, para que pueda salir la vainilla y hacemos un segundo corte en la parte central dejándola en dos trocitos.
  2. Vamos a poner la nata y la vainilla juntas y las vamos a poner al baño maría hasta que yerba. Le costara un poco, pero ten paciencia.
  3. Una vez ha alcanzado el hervor, retiramos del fuego y añadimos la tableta de chocolate blanco y revolvemos bien hasta que se disuelva y amalgame la mezcla.
  4. Cuando ya tenemos disuelto el chocolate, retiramos las vainas de vainilla, cambiamos la mezcla a otro recipiente y dejamos que enfríe y cuaje. Una vez fría, montamos la nata y ya podemos disfrutar de este maravilloso frosting.

Nota aclaratoria.

Una cocción al baño maría, básicamente trata de realizar una cocción uniforme por medio de dos recipientes, uno de los cuales contine agua hirviendo.
Si no quieres / sabes / quieres usar el método del baño María, puedes poner a hervir la nata directamente en una cazuela, pero ten cuidado ya que puede agarrarse muy fácilemente (y además para limpiar la cazuela luego es un rollo), así que revuelve a menudo y atento.

Receta de risotto de espárragos

Me encantan los arroces, ya lo he dicho antes y creo que lo voy a seguir diciendo siempre, además solo hay que darse una vuelta por este blog para ver lo que abunda.

Me encantan por lo agradecidos que son y por lo fácil que resulta cocinarlos. Hoy vamos a ver un risotto, un tipo de arroz sabroso y sencillo.

El risotto, es una comida tradicional italiana realizada a base de arroz. Este plato, es originario de la zona noroeste de Italia (Piamonte y Lombardía). El resultado de mi risotto, es el que sale en la foto.

Receta de risotto de espárragos

Receta de risotto de espárragos

Ingredientes (para dos)

  • Arroz (unos 180 – 200 gr.).
  • 10 esparragos trigueros (de los majos).
  • 1 cebolla mediana.
  • 50 gr. de queso parmesano.
  • 100 ml de vino blanco.
  • Caldo de espárragos (un poco menos de un litro).
  • 2 dientes de ajo.
  • Aceite.
  • Sal.
  • Pimienta.

Modo de preparación.

  1. Vamos a empezar preparando los ingredientes.
    Vamos primero a limpiar los espárragos. Cortamos la parte del final que suele ser más durita y más difícil de comer y digerir y  después vamos a pelar un poquito el espárrago. Una vez limpios, vamos a cortar el tallo en trozos de 1 – 1,5cm y procuramos dejar la parte de la cabeza de unos 5 – 7 cm. Separamos los trocitos del tallo y cabezas y reservamos.
    Picamos la cebolla y el ajo y reservamos ambos.
    Ahora llega el turno del parmesano, lo rayamos y reservamos.
  2. Una vez tenemos los ingredientes preparados, vamos a cocinar el caldo. Esta vez el caldo para el risotto, lo vamos a hacer con los espárragos, es decir, cogemos todos los trocitos de los tallos y los ponemos en una cazuela con agua y un poquito de sal. Dejamos que alcance el hervor y los mantenemos 5 minutos al fuego. Pasado ese tiempo, sacamos los espárragos de la cazuela y mantenemos el caldo caliente.
  3. Mientras cocinamos el caldo, añadimos un poco de aceite a una sartén y cocinamos las puntas de los espárragos. Una vez cocinadas reservamos.
  4. Añadimos aceite a una sartén y cuando este caliente, vertemos la cebolla en la misma, y vamos revolviendo de vez en cuando.
  5. Una vez la cebolla este dorada, añadimos el ajo y revolvemos.
  6. Cuando el ajo se encuentre dorado, añadimos el arroz y revolvemos.
  7. Pasados unos minutos, añadimos el vino blanco y dejamos reducir. Una vez ha reducido el vino, añadimos el caldo de espárragos.
    Esta es una de las claves de un buen risotto. Iremos añadiendo el caldo cazo a cazo. Es importante que el caldo este muy caliente para que el arroz no pierda el hervor y además tenemos que tener especial cuidado de no añadir ni mucho ni poco caldo.
    Vamos a repetir esta operación durante unos 20 minutos.
    A los 15 minutos añadiremos los espárragos troceados y continuamos con el proceso (los otros 5 minutos restantes).
  8. Una vez esta cocinado el arroz, retiramos del fuego y añadimos el parmesano rallado.
    Esta es la segunda clave del risotto. El queso parmesano es un queso muy muy cremoso y es este ingrediente el que le va a dar la textura y toque que esperamos.
  9. Solo nos queda emplatar para ello, servimos el arroz y colocamos encima las puntas de esparrago cocinadas a la plancha.

Nota aclaratoria.

Para la presentación y como podéis ver en la foto, he cocinado unos crackers de parmesano. Para ello, únicamente tenís que colocar un poco de parmesano rayado en un trozo de papel de horno, lo metemos al micro un momento y veréis como se funde y solidifica.

Receta de tiramisú de chocolate

Tiempo hace que no posteaba nada aquí, y la verdad es que me alegra muchísimo poder hacerlo, dado que siento que cada vez me encuentro mejor. Para esta vuelta, nada mejor que un postre. Para hacer este tiramisu, que sale buenísimo, he usado una receta de el cocinero fiel que he encontrado en la red.

Según wikipedia, el tiramisú, es un postre relativamente moderno y es originario de la región del Veneto, y su origen me recuerda al de los espagueti a la puttanesca. Orígenes a parte, espero que os animéis y que os guste.

El resultado de mi tiramisú, es el que veis en la foto.

Receta de tiramisu de chocolate

Receta de tiramisu de chocolate

Ingredientes (para dos)

  • 1 tableta de chocolate.
  • 50 gr. de azúcar.
  • 250 ml. de nata líquida.
  • 250 gr. de queso mascarpone.
  • 1 taza de café.
  • 4 cucharadas de ron.
  • Bizcochos de soletilla.
  • Un chorrito de ron.

Modo de preparación

  1. Vamos a preparar todos los ingredientes, lo primero que haremos es picar la tableta de chocolate en trozitos pequeños. Una vez picado, reservamos en la nevera.
  2. Ponemos un cazo a fuego lento y vertemos la mitad de la nata y el azúcar y dejamos que este, se vaya regalando y mezclando.
  3. Montamos la otra mitad sobrante de la nata y reservamos.
  4. Vertemos el mascarpone en una fuente y comenzamos a “amasarlo” (con una cuchara o una lengua de silicona, no con las manos) para que coja calor y nos resulte más fácil mezclarlo con el resto de ingredientes.
  5. Añadimos la nata montada a la fuente donde tenemos el mascarpone y vamos removiendo hasta que nos quede una masa uniforme con los dos ingredientes bien mezclados.
  6. Añadimos la nata que teníamos en el cazo junto al azucar y seguimos removiendo hasta que nos quede una masa uniforme.
  7. Añadimos 4 cucharadas de café, mezclamos bien y una vez la masa sea uniforme, reservamos.
  8. Casi hemos acabado.
    Vertemos el resto del café en una fuente y añadimos un chorrito de ron.
    Empapamos bien los bizcochos de soletilla en el café y los vamos poniendo en una fuente como base del tiramisu.
    Añadimos una capa de la masa que hemos creado anteriormente con el mascarpone y la nata y espolvoreamos por encima el chocolate picado anteriormente.
  9. Volvemos a poner una capa de bizcochos, de mezcla y de chocolate.
  10. Dejamos que cuaje el tiramisu unas horas (4 mínimo) en el frigorífico y ya lo tendremos preparado.

Nota aclaratoria

En la sección modo de preparación, he indicado como se prepara tradicionalmente el tirámisu, pero yo no he seguido esta metodología. Dado que quería que el molde del tiramisú, fueran unos vasos chatos, cuando he empapado los bizcochos de soletilla en el cafe (y el chorrito de ron), los he cortado e introducido en el baso y con ayuda del mortero los he machado un poquito. A continuación he puesto una capa con el mascarpone y la nata y por encima he añadido el chocolate.

De esta forma queda también de maravilla y es muy cómodo comerlos tumbado y un buen disco.

Receta de arroz negro

Los seguidores de este blog, no se extrañaran al encontrar otra receta de arroz ya que en general, soy muy arrocero y en general me encanta.

El arroz negro que aquí os traigo, es un plato típico de la gastronomía valenciana (de la zona de Castellón en concreto) y Catalana (Gerona), y os animo a que lo cocineis ya que es un plato excelente.

El resultado de mi arroz negro, es el de la foto.

Receta de arroz negro

Receta de arroz negro

Ingredientes (para dos)

  • Arroz (2 vasos pequeños)
  • 1 Sepia
  • 1 calamar
  • 8 gambas
  • 1 cebolla
  • 1 tomate maduro
  • 3 dientes de ajo
  • 100 ml de vino blanco
  • 400 ml de caldo de verduras o pescado
  • Aceite
  • Sal
  • Pimienta
  • Perejil
  • 1 sobre de tinta de calamar

Modo de preparación

  1. Empezamos preparando lo ingredientes.
    Por un lado, cortamos  la cebolla en juliana y reservamos.
    Continuamos pelando el tomate (puedes escaldarlo antes y te resultara más sencillo) y cortándolo en taquitos y reservamos.
    Limpiamos y cortamos la sepia en taquitos y reservamos.
    Limpiamos el calamar y lo cortamos en “aros” y reservamos.
    Pelamos las gambas y reservamos.
    Pelamos y cortamos el ajo en cuadraditos y reservamos.
  2. Ponemos aceite en la paella (si no tienes una paella, usa una sartén) y lo ponemos al fuego. Cuando el aceite este caliente, añadimos la cebolla y la sepia cortada y rehogamos.
  3. Cuando tengamos doradita la cebolla, añadimos el arroz y rehogamos.
  4. Pasados unos minutos, añadimos el vino blanco y dejamos evaporar.
  5. Diluimos la tinta de calamar en un poco más de vino blanco y la añadimos a la cocción.
  6. Una vez se ha evaporado el alcohol del vino, añadimos el tomate, el calamar, las gambas peladas y la mitad del caldo aproximadamente, conforme se vaya consumiendo el caldo, ve añadiendo un poquito más hasta acabarlo.
  7. Ahora solo nos queda dejar el arroz en el fuego durante unos 15 minutos (ve probándolo para saber si esta bien de sal y cocción) y pasado ese tiempo ya tienes el fabuloso arroz.
  8. Por último, añade el ajo al mortero con perejil y aceite y machaca bien el ajo hasta que te quede con un color  verdoso. Una vez servido el arroz, échaselo por encima, verás como le da un toque genial.

Nota aclaratoria

Generalmente me gusta usar caldos caseros, el resultado final siempre es mejor. Puedes ver la receta del caldo pulsando aquí.

Receta de solomillo de cerdo caramelizado en zumo de naranja

Últimamente, cuando he enseñado este humilde blog por ahí, me dicen que solo pongo recetas de arroz y de pasta, y la verdad es que falta de razón no tienen, así que me he animado, con una receta que me encanta, súper sencilla y que por algún extraño motivo no la había puesto aquí.

El resultado de mi receta es el que veis en la foto.

Receta de solomillo de cerdo caramelizado en zumo de naranja

Receta de solomillo de cerdo caramelizado en zumo de naranja

Ingredientes (para dos)

  • 1 solomillo de cerdo majo
  • 1 cebolla grande
  • 5 cucharadas soperas de azúcar moreno.
  • 1 vaso de zumo de naranja natural
  • Aceite
  • Sal
  • Pimienta

Modo de preparación

  1. Vamos a preparar todos los ingredientes, para esta receta, únicamente tenemos que cortar la cebolla y reservar. Exprimimos unas naranjas hasta obtener un vaso de zumito.
  2. Ponemos aceite en una olla y una vez este caliente doramos el solomillo previamente salpimentado en él. Cuando lo tengamos dorado, sacamos el solomillo de la olla y reservamos.
  3. Añadimos a la cazuela la cebolla que hemos cortado previamente. Dejamos que se dore en el mismo aceite del solomillo.
  4. Una vez dorada la cebolla, añadimos 5 cucharadas de azúcar moreno. Conforme el azúcar vaya alcanzando calor, se empezara a volver líquido. Revolvemos un poquito con la cuchara de palo para que los ingredientes se mezclen bien.
  5. Añadimos el solomillo a la cazuela y vertemos el vaso de zumo de naranja natural. Reducimos el fuego y tapamos la cazuela y dejamos que se cocine durante media hora.
  6. Pasada la media hora, retiramos de nuevo el solomillo y dejamos que se enfríe unos minutos, pasados estos minutos, cortamos el solomillo en medallones.
  7. Servimos el solomillo con la cebolla ya caramelizada por encima y a disfrutar de este plato.

Receta de cupcakes de vainilla que por falta de tiempo se quedaron en magdalenas o muffins.

Llevo unos días que allá donde voy me encuentro con cupcakes, muffins y magdalenas, ya sea en cafeterías, tiendas de comida rápida (y sana), librerías etc. Así que me empecé a interesar en estos postres y decidí probar con una receta, a ver qué tal se me daba. El caso es que al final, por falta de tiempo, no pude terminarla como merecía. No obstante, el resultado sigue siendo espectacular, así que os animo a realizarla ya que merece la pena.

El resultado de mi receta es el que veis en la foto.

Receta de cupcake de vainilla que por falta de tiempo se quedaron en magdalenas o muffins

Receta de cupcake de vainilla que por falta de tiempo se quedaron en magdalenas o muffins

Ingredientes

  • Media taza de mantequilla
  • Una taza y media de azúcar
  • Dos tazas de harina
  • Una cucharada y media de levadura (la cucharada de café)
  • 1/8 de cucharada de sal (la cucharada de café)
  • Una taza de leche
  • Media vaina de vainilla
  • Cuatro claras de huevo.

Modo de preparación

  1. Abrimos la vaina de vainilla por el medio y sacamos las semillas con una cuchara. Es muy parecido a sacar la pulpa de un pimiento choricero. Añadimos las semillas a la leche, revolvemos bien con un chuchara y reservamos.
  2. Ponemos una cazuela en el fuego y añadimos la mantequilla. Con el calor se ira derritiendo. Una vez sea líquida, la sacamos del fuego, la vertemos en un bol y reservamos hasta que quede a temperatura ambiente. Llegado ese momento, batimos durante 30 segundos para que quede suave.
  3. Montamos las claras de huevo a punto de nieve y reservamos.
  4. Mezclamos la mantequilla con el azúcar, batimos a velocidad media hasta que quede suave y esponjosa la mezcla.
  5. Por otro lado, mezclamos la harina, la sal y la levadura y reservamos.
  6. Añadimos alrededor de un tercio de los ingredientes secos (harina, sal y levadura) y de la leche a la mezcla de la mantequilla y el azúcar y revolvemos bien hasta que nos quede una masa homogénea. Vamos repitiendo la operación hasta que hayamos mezclado los ingredientes secos y húmedos.
  7. Mezclamos las claras con la masa obtenida anteriormente y mezclamos bien hasta que volvamos a tener una masa homogénea.
  8. Añadimos la masa a una manga pastelera y rellenamos los moldes hasta la mitad.
  9. Horneamos durante 25 minutos a 180º. Pasado estos 25 minutos, sacamos los cupcakes del horno y dejamos enfriar en una bandeja de rejilla (para que se aireen) y ya tenemos cocinada la base para unos riquísimos cupcakes.

Notas

  • Con estas cantidades, me salieron una docena y media. El tamaño fue el de las magdalenas “de toda la vida”, si quieres menos cantidad, puedes dividir todas ellas por 2.

Receta de bocadillo de pollo, tomate, queso y lechuga.

Trabajo, trabajo y más trabajo. En días como los pasados, de llegar a las tantas a casa, de trabajo hasta la madrugada y de no tener tiempo para uno mismo, el bocadillo, tiene una presencia más que importante en nuestras comidas o cenas.

Bien es verdad, que un buen bocadillo para cenar puede estar a la altura de los platos ofrecidos por muchos restaurantes. El resultado de mi bocata, es el que veis en la foto.

Receta de bocadillo de pollo, tomate, queso y lechuga

Receta de bocata de pollo, tomate, queso y lechuga

Ingredientes

  • Pan
  • Pechuga de pollo
  • Queso curado
  • Tomate
  • Lechugas varias (lechuga, hoja de roble y lollo rosa)
  • Perejil
  • Ajo
  • Aceite
  • Sal
  • Pimienta

Modo de preparación

Esta receta es sumamente sencilla, prácticamente tenemos que preparar los ingredientes y ponerlos entre el pan y lo tenemos.

  1. Cogemos un diente de ajo y lo machacamos bien en el mortero. Añadimos perejil, y aceite de oliva, seguimos machando (hasta que la mezcla tenga un color entre verde y amarillo) y reservamos.
  2. Salpimentamos los filetes de pechuga de pollo y los cocinamos en una sartén o plancha bien caliente (con poquito aceite). Cuando les demos la vuelta tenemos que añadir el perejil, ajo y aceite que hemos reservamos anteriormente. Untamos bien la cara superior de los filetes y con el propio calor de los mismos, se cocinara el ajo.
  3. Una vez ya se ha cocinado el pollo, cortamos el pan y untamos el interior de la barra con medio tomate bien maduro.
  4. Cortamos 2 lonchas de queso y las colocamos sobre una de las rebanadas, añadimos las pechugas y la lechuga y a disfrutar de tan delicioso manjar.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 38 seguidores